Rodríguez denuncia el "marketing muy afinado" de Moreno, "disfrazado de izquierda" ante el 19-J

·5 min de lectura
Teresa Rodríguez, el pasado 19 de junio, en un mitin en El Perchel, Málaga. (Photo: SOPA Images via Getty Images)
Teresa Rodríguez, el pasado 19 de junio, en un mitin en El Perchel, Málaga. (Photo: SOPA Images via Getty Images)

Teresa Rodríguez, el pasado 19 de junio, en un mitin en El Perchel, Málaga.  (Photo: SOPA Images via Getty Images)

La aspirante a la presidencia de la Junta por Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, ha prevenido esta mañana sobre el supuesto viraje centrista de su contrincante por el PP, el actual presidente Juanma Moreno. En una entrevista en Hoy por hoy (Cadena SER), ha insistido en que más que un cambio de tendencia sociológica en la comunidad, del centro-izquierda a la derecha, lo que se ha producido es “un cambio en el discurso del PP”. “Moreno Bonilla utiliza un marketing muy afinado. Está disfrazado de izquierda”, sentencia.

Defiende que “la clave para movilizar el voto de izquierdas es que no nos engañen con este carácter moderado de Moreno Bonilla”, al que ha vuelto a calificar “de suavón”, porque “está disfrazado y es política de derechas”. En los últimos días, el popular ha enfatizado su defensa del Estatuto de Autonomía como línea roja si necesita los apoyos de Vox tras las elecciones del domingo próximo, señalando que el articulado incluye la defensa de la autonomía o de la protección de las mujeres víctimas de violencia de género.

“La sociedad andaluza sabe que lo que les beneficia es la que apuesta por los servicios públicos”, ha indicado Rodríguez, negando el giro. Reconoce el desencanto, tras la crisis económica, que le ha dado alas al PP y a Vox. “Mucha gente va a votar a Vox para castigar al sistema. Ya se verá luego ese discurso racista, homófobo y machista. La austeridad es el felpudo de bienvenida a la extrema derecha”, ha reconocido.

Por eso entiende como esencial la movilización de la izquierda, por eso anuncia que se va a volcar esta semana para que ese 21% de electores que deciden su voto en la última semana apoyen a los progresistas. “Animamos al voto a cualquier de las alternativas de izquierda. Que no se queden en casa. Nos tocará hacer un esfuerzo esta semana para que cada uno movilice a su espacio. Siempre hay marco para la competición hasta que llegue el día de las elecciones”, ha indicado a Àngels Barceló.

Porque Andalucía, denuncia, no ha mejorado ni con la marcha del PSOE ni con la llegada de PP-Cs. “Está peor que hace 4 años [...] En Educación no se ha aprovechado la parada de la natalidad para reducir ratios. En materia económica seguimos con los peores datos de empleo”, denuncia, centrándose en la “degradación de los servicios públicos que se nota especialmente en los barrios y en los pueblos más periféricos”.

“Moreno Bonilla ha dicho que el modelo es el de la señora Díaz Ayuso. También tenemos el ejemplo de Mañueco en Castilla y León. Si llegara el momento y lo necesitara, no nos cabe ninguna duda de que lo haría [pactar con Vox]”, insiste, por lo que no le caben dudas de que si llega el momento y necesita a la ultraderecha, como dicen las encuestas, la buscará.

Un poco de autocrítica

Rodríguez se ve con fuerzas, mejorando cada día en campaña. “A nosotros nos está sentando bien la campaña. Al principio parecía que no tendríamos voz en ningún foro para explicar nuestra propuesta pero a medida que vamos teniéndolo, mejoran nuestros resultados en las encuestas”, señala. Defiende que la suya es la única iniciativa “con carácter netamente andaluz, que no espera llamadas de fuera”. “Tenemos las manos libres para reclamar tanto al gobierno central como al andaluz las reformas que sean necesarias”, lanza, en alusión a las ramas de la coalición de Por Andalucía en la capital de España.

Ha defendido que “es necesaria un alternativa a las políticas e Sánchez que no consiguen parar la inflación ni parar el aumento del precio de la energía”, y esa debe llegar desde la izquierda, pero entiende que ha de tener “una voz propia” andaluza, más allá de la “fraternidad y solidaridad con el resto de izquierdas del país”.

En la entrevista ha habido tiempo para un poco de autocrítica. ”[Las formaciones de izquierda] podíamos habernos ocupado con más decisión y más fuerza a hacer oposición a Moreno Bonilla que a nuestras cuitas internas. No tengo ningún problema en reconocer esa realidad”, ha indicado.

Sobre el posicionamiento que tomará su partido ante la posible investidura de Moreno si supera el 5% de los votos y, por tanto, se hace con grupo parlamentario, se alía con el PSOE en rechazar la abstención. “El cordón sanitario, el todos frente a Vox, es hacerle un favor a Vox. Ellos están muy a gusto en esa posición de outsiders, hay mucha gente que va a votar a Vox para castigar al sistema, así que el todos contra Vox lo que hace es garantizarles una mayoría absoluta. Es reducir el espacio de la izquierda, es renunciar a tener una hegemonía a largo plazo”, justifica.

Para el debate de esta noche en Canal Sur, segundo de la campaña, Rodríguez tiene claro que replicará lo que sea necesario a Macarena Olona, líder de Vox, como hizo en el primero, porque no es puede justificar que diga “barbaridades” como que la violencia machista no existe o que la inmigración trae criminalidad. Reclama más pedagogía de todos los partidos y no facilitarles las cosas a los ultraderechistas. “No voy a dejar pasar determinadas cosas”, avisa. También hay para el PP, porque recuerda que Moreno, en su “zona de confort”, se dejó incluso un minuto sin usar para hablar de sanidad.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente