Roberto Bermúdez de Castro, el discreto hombre del 155

Roberto Bermúdez de Castro y Soraya Sáenz de Santamaría
Roberto Bermúdez de Castro y Soraya Sáenz de Santamaría

El Palacio del Marqués de Villamejor es una de las pocas casas de la nobleza que quedan todavía en pie en el madrileño paseo de la Castellana. En el número tres, concretamente, donde nació la madre del rey Juan Carlos y donde presidía Manuel Azaña las reuniones del Consejo de Ministros.

Hoy su principal habitante es Roberto Bermúdez de Castro que, como secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, tiene allí su despacho. Un coqueto espacio en el que se habla mucho de política entre muebles afrancesados y pesados cortinajes. Pero desde el pasado 27 de octubre solo está unos días allí, porque se va otros hasta Barcelona. Su misión: gestionar in situla aplicación del 155.

Bermúdez de Castro (Huesca, 1971) es un político al que le apasiona el adjetivo 'discreto'. Casi tanto como a su jefa directa, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que busca esta cualidad entre sus cargos y asesores más allegados. La 'número dos' de Rajoy le encargó meses antes del 1-O a este secretario de Estado que empezara a diseñar el 155, junto con un grupo de abogados del Estado.

Nadie pensaba que se llegaría tan lejos, pero hoy ese artículo es una realidad asentada en Cataluña. Este mismo jueves le toca comparecer en el Senado para dar explicaciones sobre su ejecución, que podría acabar en breve si se materializa pronto una nueva investidura con Jordi Turull (Junts per Catalunya) a la cabeza.

Bermúdez de Castro ha evitado los medios de comunicación durante estos meses coordinando el 155. Apenas unas pocas entrevistas en medios, especialmente aragoneses. Y es que él es muy de su tierra y tiene una visión de la política muy apegada a las autonomías -trabajó durante años en la administración regional-. Esto le llevó a fijarse en él a Sáenz de Santamaría, otra experta en temas autonómicos. Además, existe una conexión personal que les ha llevado a compartir jornadas de esquí con sus familias.

Un político discreto,...

Sigue leyendo en El HuffPost