Robert Moreno llega al Mónaco con una misión: el podio en la Ligue 1

Por Christophe BELLEUDI
Al igual que Leonardo Jardim cuando aterrizó en Mónaco en 2014, Robert Moreno, efímero seleccionador de la Roja entre junio y noviembre de 2019, no cuenta con una extensa hoja de servicios

"Volver al podio". Novato como entrenador principal de un club, el español Robert Moreno, nuevo técnico del Mónaco en sustitución de Leonardo Jardim, afronta un reto nada sencillo; clasificar al equipo del Principado a la 'Champions' y hacer olvidar años amargos para el equipo monegasco.

Al igual que Leonardo Jardim cuando aterrizó en Mónaco en 2014, Robert Moreno, efímero seleccionador de la Roja entre junio y noviembre de 2019, no cuenta con una extensa hoja de servicios.

A diferencia de su predecesor, sus únicas experiencias en un club lo fueron en calidad de entrenador adjunto, a la sombra casi siempre de Luis Enrique (Roma, Celta de Vigo, FC Barcelona), y después de Juan Carlos Unzué, en el Celta (2017-2018).

Una experiencia que puede ser catalogada de escasa, sobre todo ante la amplitud de la tarea que se le demandará en Mónaco; clasificar al equipo para la próxima edición de la Champions, sobre todo por imperativo económico.

- Junto a sus hombres de confianza -

Y para que disponga de las mejores condiciones para ese fin, el vicepresidente del club Oleg Petrov le concedió la posibilidad de rodearse de cuerpo técnico de confianza.

Así, otros cuatro españoles acompañarán a Moreno en su aventura monegasca: Dani Guindos, antiguo seleccionador de Guinea Ecuatorial, como adjunto, Juanjo del Ojo como preparador físico, José Sambade como entrenador de porteros, y Marc Sellerés como psicólogo.

En el plano contractual, el joven técnico firmó hasta junio de 2022, pero su salario sería una tercera parte del que percibía Jardin, estimado en 330.000 euros al mes.

Moreno, cuyo equipo se dispone a enfrentarse dos veces al poderoso París SG (12 y 15 de enero) en Ligue 1, debe recortar 10 puntos de desventaja con el Olympique de Marsella, actual segundo en el campeonato galo, y cinco respecto al Rennes (3º).

Y deberá hacerlo sin poder tirar la casa por la ventana en el 'mercato' de enero.

Luego de haber invertido más de 136 millones de euros en refuerzos el pasado verano europeo, la dirección estima que con la plantilla actual se pueden alcanzar los objetivos. El propietario Dmitri Rybolovlev sólo espera una cosa: resultados.

Aunque las negociaciones por el finiquito de Jardim no se han cerrado, el técnico portugués podría recibir una indemnización inferior a los ocho millones de euros de octubre de 2018, y oscilaría entre cuatro y seis millones de euros.

Moreno es pues el eje deportivo en el que los dirigentes quieren construir el nuevo Mónaco, un club sacudido por las revelaciones de 'Football Leaks', y con más de 70 jugadores con contrato.