A ritmo de bachata

Los españoles Desirée Guidonet y Daniel Sánchez vuelven a convertirse en quienes mejor bailan la bachata, el ritmo dominicano que cautiva a las parejas, al vencer en el ‘World Bachata Masters’ celebrado en Madrid. Alfredo y Andrea, de Colombia y Georgia respectivamente, lograron el segundo puesto; y el colombiano Ronald, junto a la española Alba, accedieron al tercer lugar.

Para uno de los mitos de este género musical tan caribeño, Luis Miguel del Amargue, el secreto para que una bachata triunfe está fundamentado en tres pilares: "una buena letra, con un contenido que todos puedan entender; el propio ritmo de la bachata, que es fácil, muy sensual, que acerca a la gente; y lo principal, que existe en todo el mundo: el amor, el desamor, el desprecio o la aceptación...".

Con estas temáticas y principios y, a los acordes del requinto, "esas cuerdas que le dan su sabor", según añade el compositor dominicano, la bachata se está popularizando por todo el mundo y no hay país en que no se baile a su ritmo, desde América a Japón, pasando por Europa y Australia.

Precisamente para corroborar esta pasión entre los jóvenes por esta música tan especial, se ha celebrado en un hotel de Madrid la segunda edición del Campeonato del Mundo de Bachata ‘World Bachata Masters’, dentro del Bachatea World Congress y ante más de 1.500 aficionados venidos de muchas partes del mundo.

Ocho fueron las parejas participantes en la gran final ante un jurado compuesto por los especialistas: Pablo Vilches, José Maldonado, Frank Santos, Manuel Mascarell, Evelyne La Negra, Jorge Elizondo, Korke Escalona y Daniela Trucco decidieron, en un concurso muy disputado, las tres mejores del mundo en este 2013.

Los triunfadores han sido, por segunda vez consecutiva, los sevillanos Daniel Sánchez y Desirée Guidonet, pareja de baile y romántica, que han cautivado con sus maneras sensuales de llevar el ritmo de este baile tan caribeño.

La pareja, que ya se alzó con el ‘World Bachata Masters’ en 2012, logró conquistar al jurado y al público asistente, en una dura competencia con los otros participantes, especialmente con el colombiano Alfredo y su pareja georgiana, Andrea, que quedaron en segundo lugar; y con el también colombiano Ronald, de la mano de la española Alba, que accedieron al tercer puesto del podio.

UN RITMO QUE APASIONA.

Según los expertos, la bachata es un baile nacido en República Dominicana, que se puede definir como una mezcla de ritmos: el merengue, el chachachá, el son cubano y también del bolero y que fue considerada entre los años 60 y 70 como una música "del amargue", especialmente por el contenido de dolor que contenían sus letras.

En los últimos años ha surgido con un ímpetu magnifico y se ha metido en las discotecas del todo el mundo cautivando, no solo a los latinos, sino al público que nota su fuerza y pasión, debido a compositores e intérpretes de reconocido talento como Juan Luis Guerra y Víctor Víctor y que se completó con figuras como, Teodoro Reyes, Luis Vargas, Frank Reyes, Luis Miguel del Amargue o Zacarías Ferreira, entre otros solistas y grupos como Monchy y Alexandra o Aventura. En definitiva, el ritmo bachatero apasiona.

Y eso es lo que han mostrado con sus bailes Daniel Sánchez y Desirée Guidonet que, tras dos actuaciones, sorprendieron al público por su puesta en escena, su cuidado vestuario y un estilo personal en la interpretación de la bachata romántica.

El premio consistió en 3.000 euros en metálico, y el compromiso por parte de la organización de contratar a los ganadores en algunos de los congresos de bachata y ritmos latinos más importantes del mundo.

Para Desirée Guidonet el concurso le supuso "muchos nervios y muchísima presión" dado que venían de haber conseguido el triunfo en la pasada edición, pero "también notamos muchísimo más apoyo de la gente, todo hay que decirlo, pero con miedo entre comillas porque había una gran responsabilidad y muchísimo nivel".

Respecto a cómo se siente el baile con un jurado de profesionales revisando la actuación, la simpática sevillana agrega: "Nosotros no bailamos sólo para el jurado, sino para la gente. Es muy difícil describir qué se siente, pero es un orgullo ver que se ha valorado tu trabajo".

Para Daniel Sánchez "este año queríamos sorprender otra vez, intentarlo al menos, porque es difícil". Y lo hicieron, a juzgar por el vestuario dominicano de la coreografía, cuidado hasta el mínimo detalle y los complementos que lucieron.

Un éxito y un acicate profesional para esta pareja que lleva tres años bailando y el mismo periodo como pareja sentimental y que este segundo gran triunfo les ha dado "un giro total" a sus vidas.

Por Mireia Sicilia.

EFE-REPORTAJES.

PUBLICIDAD