Risi renació literalmente de sus cenizas para hacer historia con Risketos y Gusanitos

·2 min de lectura

El verde, el blanco y el rojo son colores que muchas marcas han hecho ‘suyos’, consiguiendo que los consumidores los asocien a ellas o a sus productos. Risi es un buen ejemplo de ello. Si aplicamos esto a los snacks y le preguntamos a personas nacidas en España en los 70 u 80, la mayoría lo tendría claro: el verde son Gusanitos, el blanco son Risketos y el rojo son Palomitas.

Ese es sin duda el ‘tridente mágico’ de Risi, la empresa cuyo logo sonriente ha estado presente desde hace más de medio siglo en las tiendas de chuches y kioscos de todo el país. Pero la historia podría haber sido muy diferente por culpa de un devastador incendio…

Antiguo camión de Risi. Imagen: Risi
Antiguo camión de Risi. Imagen: Risi

A principios de los setenta la empresa se dedicaba exclusivamente a la fabricación de patatas fritas, dado que era el principal aperitivo que se consumía en España. Las cosas no les iban mal, pero la adversidad llegó en forma de fuego y su fábrica situada en Torrejón de Ardoz quedó prácticamente reducida a cenizas.

Un incidente tan grave podría haber supuesto el fin de la compañía, pero en este caso fue precisamente al revés: dio pie a su gran despegue. Risi abrió una nueva fábrica en la localidad madrileña de Daganzo de Arriba y decidió ampliar su abanico de productos incorporando snacks y aperitivos de maíz.

Imágenes promocionales de Risi. Imagen: Risi
Imágenes promocionales de Risi. Imagen: Risi

La gran innovación que aplicaron fue el extrusionado de maíz, una técnica que permitía moldear al producto y darle diferentes formas gracias a la combinación de presión y temperatura. Así nacieron los míticos Risketos, Gusanitos, Palomitas, Triskys, Pajitas…

La valentía y el carácter emprendedor de la familia Gómez-Cuétara fue lo que permitió revertir una situación crítica y convertirla en una oportunidad, siendo todo un referente en los años 80 y 90 hasta convertirse en uno de los líderes del sector.

Antiguo kiosco con productos Risi. Imagen: Risi
Antiguo kiosco con productos Risi. Imagen: Risi

Desde entonces, Risi no ha parado de innovar y han sacado desde caramelos hasta galletas de chocolate. Pero el público más nostálgico sigue aún apegado a sus bolsitas verdes, rojas y blancas, cuyo contenido tienen muy claro solo con ver el color del envase.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente