Rio de Janeiro reabre bares pero mantiene playas cerradas por la pandemia

·2 min de lectura
Foto de archivo tomada el 2 de julio de 2020, muestra a personas dentro del centenario y tradicional bar Armazém Senado en Río de Janeiro, Brasil, en momentos en que los bares y restaurantes de la ciudad reabrieron después de más de tres meses de cierre para combatir el COVID-19.

Los bares y restaurantes de Rio de Janeiro podrán volver a recibir público a partir de este viernes, pero las playas de la 'cidade maravilhosa' permanecerán cerradas, anunció este viernes la Alcaldía, en momentos que el coronavirus sigue en auge.

Las actividades comerciales no esenciales estaban suspendidas desde el 26 de marzo, cuando la ciudad decretó una semana de feriados extraordinarios para evitar la circulación innecesaria de personas durante la peor fase de la pandemia, que deja más de 345.000 fallecidos en el país.

Durante ese período continuaron abiertos los supermercados, farmacias y otros negocios de primera necesidad; los restaurantes y bares podían funcionar apenas con repartos a domicilio o retiradas.

A pesar de que la ciudad de Rio registró un promedio de 100 muertes por día en la última semana, las emergencias de la red de salud pública están empezando a registrar una caída en el número de consultas y las autoridades creen que eso se verá reflejado en un retroceso de las internaciones y las muertes en las próximas semanas.

"Esta es una respuesta para quienes piensan que las restricciones no sirven de nada", afirmó en una conferencia el alcalde Eduardo Paes, que ha recibido críticas por permitir el funcionamiento de locales cerrados y prohibir al mismo tiempo el uso de espacios al aire libre, como parques y playas, que suponen un menor riesgo de contagio.

Ahora los bares y restaurantes podrán funcionar hasta las 21H00, y podrán abrir también en horarios restringidos los demás comercios, los cines, museos y teatros, entre otros.

Puntos turísticos como el famoso Cristo Redentor también podrán volver a recibir público.

La permanencia en las playas para tomar sol y la venta ambulante en la arena continúa prohibida, pero los bañistas pueden usar la playa para practicar deportes individuales.

"Nuestra realidad no permite realizar un confinamiento riguroso (lockdown). Pero no es el momento de relajarse. Cuando prohibimos que los bares sirvan a las personas de pie o que la gente vaya a la playa, el mensaje es que Rio todavía no volvió a la normalidad", argumentó Paes.

La tasa de ocupación en los hospitales del estado de Rio de Janeiro se encuentra todavía por encima del 90% y más de 600 personas aguardaban el jueves en la fila para internación.

Con 17 millones de habitantes, Rio de Janeiro es proporcionalmente uno de los estados con más muertes por coronavirus: 224 cada 100.000 habitantes, por encima de la tasa nacional, de 164 muertes, y de Sao Paulo, el estado más poblado, con 176.

Desde el inicio de la pandemia, murieron más de 345.000 personas en Brasil (país de 212 millones de habitantes), superado en números absolutos apenas por Estados Unidos.

En la última semana, el país sudamericano registró un promedio de 2.820 decesos diarios por el virus.

mel/val/yow