Ricardo Ruipérez (M-Clan): "Ser de Ciudadanos es reírse de la gente"

Redacción El HuffPost
El músico Ricardo Ruipérez.

Músico, guitarrista de profesión y compositor de corazón, Ricardo Ruipérez ha aprovechado el parón de M-Clan para dejar de ser solamente el guitarrista de la banda murciana y lanzarse a una aventura en solitario. Forjar su propio nombre con un disco propio y personal. 

Tras más de 25 años llenando escenarios y poniendo a bailar a millones de personas con himnos como Carolina, Llamando a la tierra, Maggie despierta o Miedo, Ruipérez ha publicado En las distancias cortas

A escasos días de su estreno en el auditorio de Murcia (el día 6 de diciembre) y del concierto que dará en la madrileña sala Cool el día después de estas Navidades, este murciano charla con El HuffPost. Se encuentra relajado y sin tener ni idea de cómo le va a ir, pero está contento por sacar un disco que hace años era “una fantasía” y ahora es “una realidad”.

¿Cómo está siendo la acogida?

Todos me dicen cosas muy bonitas y que les ha encantado. Agradezco mucho esas palabras porque como es algo que no he enseñado nunca, estás pendiente de la primera reacción. Si haces más discos ya sabes cuál es tu público.

¿Por qué el título de En la distancia corta?

Es un disco muy personal y honesto que habla de sensaciones mías, de emociones y de mi forma de ver y sentir las cosas. Hay una canción que se llama En las distancias cortas porque una amiga me dijo que la gente no me conoce bien y que ganaba mucho en las distancias cortas. Tampoco me suelo mostrar mucho a la gente, así que me dio un poco la idea de la canción. A mí me importan las personas en las distancia cortas. 

¿Da vértigo pasar de ser guitarrista a cantante?

Sí, fue una novedad. Fui probando mi tono y mi tesitura vocal hasta llegar a un punto en el que me encontrara cómodo. Pero también hay que decir que no soy un guitarrista al uso, mi visión de la música es más como compositor que como instrumentista. Como guitarrista soy vulgar, no soy uno que estudie. Tengo mi estilo pero no soy un guitarrista...

Sigue leyendo en El HuffPost