Rezos entre mascarillas y desinfectante en ceremonias excepcionales en Irán

Teherán, 13 may (EFE).- La importancia para los musulmanes de las tres Noches de Qadr del mes de ramadán ha llevado a las autoridades iraníes a abrir de forma excepcional las mezquitas para esas plegarias nocturnas, aunque con restricciones debido a la pandemia de la COVID-19.

La primera de estas ceremonias, llamadas "Lailat al Qadr", en árabe, y "Shab-e Qadr", en farsi, tuvo lugar en la noche del martes y hasta la madrugada de hoy, y las siguientes se celebrarán los próximos jueves y sábado.

Pese a la autorización, no todas las mezquitas abrieron sus puertas y las que lo hicieron mostraron una imagen desoladora debido a la escasez de fieles, cubiertos en su mayoría con mascarillas y guantes.

"AMBIENTE MUY TRISTE"

"Es realmente muy difícil ver las mezquitas vacías. Yo he decidido venir porque, aunque estoy embarazada, mi corazón no aguantaba quedarse en casa, pero este ambiente es muy triste", dijo a Efe Ameneh Tarí, una mujer de 30 años.

Sentada junto a su hija en la zona para mujeres de la mezquita Mohamad Rasul Alá del norte de Teherán, explicó que ha rezado por "la cura de todos los enfermos" y en especial de su hijo, que tiene cáncer.

Según la creencia, Dios concede los deseos expresados durante los rezos y cánticos del Corán de estas noches y perdona de modo extraordinario los pecados, por lo que otros años las mezquitas y sus alrededores estaban llenas de fieles.

A la entrada del templo, dos señoras repartían mascarillas y guantes a las asistentes que, según la normativa, debían mantener la distancia social y llevar su propia alfombra para rezar.

La orden dada desde el Ministerio de Salud es que las mezquitas han de ser desinfectadas antes y después de la ceremonia y solo pueden abrir dos horas cada una de estas tres noches con una ocupación en su interior no superior al 25 %.

UNAS NOCHES DE EXCEPCIÓN

Las Noches de Qadr o del destino son de gran importancia para los musulmanes debido a que, según los textos islámicos, Alá reveló el Corán al profeta Mahoma, y los ángeles y el espíritu descienden a la Tierra.

Las mezquitas continúan cerradas en el país para evitar la propagación del coronavirus salvo en las zonas catalogadas como blancas o de bajo riesgo.

El Gobierno decidió hacer una excepción en las Noches de Qadr ante la petición del líder supremo, Alí Jameneí, de que se pudieran celebrar algunas de las ceremonias importantes del mes de ayuno de ramadán.

La tradicional lectura diaria del Corán se está realizando en la intimidad de los hogares siguiendo ceremonias televisada, en vez de en las mezquitas o en pequeños grupos como era habitual entre los más creyentes.

Irán es el país de Oriente Medio más afectado por la pandemia de la COVID-19, que ha causado hasta ahora más de 6.700 muertos y 110.000 contagiados.

(c) Agencia EFE