Rezos frente a clínicas abortistas españolas para convencer a las mujeres.

·2 min de lectura

Abortar es un proceso doloroso. Física y emocionalmente. Las mujeres llegan a las clínicas abortistas con la cabeza baja, asustadas y llenas de miedo. Está el proceso médico, claro, la intervención quirúrgica, pero también la angustia del 'cómo he llegado hasta aquí', y el dolor de tener que llegar a esa solución extrema. Un aborto no es tomarse un café amargo sin azúcar frente al que respondes con una mueca de asco, o pasar un par de días en el hospital porque has hecho el cabra y te has roto un tobillo. 

Un aborto es siempre una sensación de fracaso. Y la mujer que se ve obligada a practicarlo arrastrará esa sensación toda la vida. 

Una mujer que aborta necesita manos que la sostengan, pero, desde este miércoles, frente a clínicas abortistas de toda España y durante cuarenta días, lo que habrá es gente rezando, como si esa mujer fuera una bruja a la que someter a exorcismo. Llegado de Estados Unidos -desde donde se ha extendido a más de 800 ciudades del mundo-, el movimiento "40 días por la vida" ha convocado mes y medio de rezos continuos frente a una docena de clínicas de nuestro país. 

Son rezos pacíficos, promulgan ellos. Su misión es llevar a las mujeres "arrepentirse y buscar el favor de Dios, para cambiar los corazones y las mentes de una cultura de muerte hacia una cultura de la vida". Pero sus campañas han obligado a cerrar 112 de centros en ciudades estadounidenses -según sus propios cálculos-, cuyos trabajadores no han podido soportar la presión continua, y a los que ya no llegaban mujeres, incapaces de verse con fuerzas para sumar a su miedo la presión de tener que pasar junto a esto: 

Concentración de 40 días por la vida frente a una clínica de Estados Unidos.
Concentración de 40 días por la vida frente a una clínica de Estados Unidos.

Barcelona, Cádiz, Córdoba, Madrid, El Puerto de Santa María, Pamplona, Valladolid, Vitoria, Badajoz, San Sebastián y Valencia son las ciudades en las que la organización busca voluntarios para sostener las concentraciones los próximos cuarenta días

Para la ministra Irene Montero, las acciones de la plataforma frente a las clínicas son acoso a las mujeres y a los trabajadores. 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente