Los reyes inauguran el nuevo hospital de Toledo, que enfrenta a PSOE y PP

Agencia EFE
·3 min de lectura

Toledo, 16 nov (EFE).- Los reyes han presidido este lunes el acto inaugural del nuevo Hospital Universitario de Toledo, un centro que ha enfrentado al PP con el Gobierno autonómico encabezado por el socialista Emiliano García-Page ante la tardanza en ponerse en marcha y la responsabilidad de la misma.

Felipe VI y doña Letizia han estado acompañados, entre otras autoridades, por García Page y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y también ha acudido el presidente regional de los populares, Francisco Núñez.

En un principio, el PP castellano-manchego había declinado la invitación para asistir a este acto al considerar que el presidente autonómico sólo buscaba una foto, ya que el hospital debería de estar en uso desde hace ocho meses y no se trataba en sí de una inauguración.

Pero el viernes rectificó esa decisión y anunció que acudiría su presidente para no alimentar los argumentos del Ejecutivo y el PSOE regionales, ya que dijo que pretendían tergiversar la ausencia y hacerla pasar como un desplante a los reyes.

Francisco Núñez ha acudido finalmente y ha estado presente en el acto, en el que sólo ha tomado la palabra García-Page, pero ha abandonado el centro hospitalario al término del mismo y antes de que don Felipe y doña Letizia realizaran un recorrido por diversas instalaciones y posaran junto a autoridades y personal sanitario para la foto de familia.

En su intervención, el presidente de Castilla-La Mancha ha aprovechado para elogiar la "serenidad" que considera que están demostrando los reyes ante los momentos difíciles que está atravesando España.

"Quería agradecerles la serenidad que encarnan ustedes en esta España del siglo XXI, que atraviesa, como el mundo entero, por momentos difíciles más los que nos empeñamos en hacerle atravesar nosotros mismos", ha subrayado.

A su juicio, esa serenidad es determinante para poder afrontar "con la cabeza resuelta y los pies en el suelo el futuro que tenemos por delante".

De la misma forma, ha extendido su agradecimiento a Salvador Illa por esa misma serenidad que cree que ha demostrado ante la gestión de la pandemia.

Una situación que ha dicho que podía haberse afrontado de muchas maneras y talantes, pero que considera que la encarnada por Illa ha sido la acertada junto con el Gobierno de España y todas las comunidades autónomas.

Tras recordar a los fallecidos por el coronavirus y subrayar que la pandemia provocó un retraso añadido en la inauguración del hospital, ha señalado que debería haber estado abierto en 2012.

Los socialistas han venido reprochando al Gobierno regional encabezado por María Dolores de Cospedal la paralización de las obras, pero García-Page no se ha referido explícitamente a ello y ha comentado que en un día como este era mejor no mencionar a los que han trabajado para que este hospital no se construyera.

García-Page se ha mostrado orgulloso del centro, que ha anunciado que espera su primer paciente el próximo 30 de noviembre y que irá haciendo el trasvase de servicios de forma escalonada.

También ha expresado su agradecimiento a los profesionales sanitarios y a los empresas que han participado en su construcción (han estado presentes entre otros los presidentes de ACS y Acciona, Florentino Pérez y José Manuel Entrecanales, respectivamente) y ha dicho que este complejo hospitalario es una expresión del "magnífico" sistema sanitario español.

El nuevo hospital, con una superficie construida de más de 24 hectáreas, contará con tecnología renovada por valor de 50 millones de euros y del mismo dependerán casi 435.000 personas.

Según el Gobierno autonómico, se trata del proyecto sanitario público más ambicioso desarrollado en Castilla-La Mancha durante la democracia.

(c) Agencia EFE