El rey sudafricano de la novela negra Deon Meyer arremete contra la poltica

1 / 2

El rey sudafricano de la novela negra Deon Meyer arremete contra la poltica

"He sobrevivido a varios intentos de asesinato..." Esta frase del expresidente sudafricano Jacob Zuma durante una diatriba contra aquellos que le acusan de haber saqueado el pas pas casi desapercibida, salvo para el escritor Deon Meyer.

Ha inspirado la trama del ltimo libro del rey de la novela negra sudafricano, que ajusta cuentas con los crculos polticos de su pas.

"A decir verdad, escrib este libro porque estaba muy enfadado", declara a la AFP el escritor en medio del ruido de una de sus "cantinas" de Stellenbosch (sudoeste), la pequea ciudad universidad y vitcola donde vive y escribe.

"Hemos pasado tantas dificultades en este pas que ver a Zuma echarlo todo a perder me enfureci y quise escribirlo".

"Este tipo es tan malo, tan corrupto, ha causado tanto dao que pens que seguramente alguien habr pensado que la solucin sera deshacerse de l...", dice.

As fue como el ex jefe del Estado se convirti en el "hroe" de la decimotercera novela de Deon Meyer.

En "The Last Hunt", los policas Benny Griessel y Vaughn Cupido deben aclarar el asesinato de un excolega de la unidad de proteccin de las personalidades.

A lo largo de las pginas, la investigacin los sumerge en la bajeza de estos policas y de aquellos a quienes protegen en lo ms alto del Estado. Hasta que descubren un complot para matar al presidente.

Deon Meyer se bas en todos los escndalos que han salpicado la carrera poltica de Jacob Zuma, hasta su dimisin de la presidencia en 2018.

"Siempre me documento mucho. Para esta novela, haba pilas de libros buenos", declara el experiodista, "y habl con muchos contactos".

- 'Cleptocracia' -

En casi 400 pginas, "The Last Hunt" se ajusta lo ms posible a la actualidad sudafricana y a sus personajes: presidente, ministros, altos funcionarios y hasta empresarios.

Solo algunos de ellos son objeto de investigaciones judiciales y ninguno ha sido condenado. Todos se declaran inocentes.

"Para evitar problemas a la editorial", Deon Meyer se abstuvo de nombrarlos. Comenzando por Jacob Zuma, quien ahora se halla bajo una orden de detencin que entrar en vigor el 6 de mayo. "Pero creo que no cabe duda de que hablo de l..."

Los personajes de la novela no se andan con rodeos.

"Tenemos un problema grave", describe la jefa ficticia de la polica judicial de Ciudad del Cabo, Mbali Kaleni. "No hay duda de que el fiscal general es corrupto, que el ministro de la Polica y el presidente son corruptos".

"Hemos luchado por la justicia y el futuro de nuestros hijos", lamenta en el libro un veterano antiapartheid, Lonnie May, "y lo nico que hemos ganado es una cleptocracia".

Deon Meyer reconoce que su retrato de la Sudfrica posapartheid en esta novela es poco alentador: delincuencia galopante, miseria econmica y social y corrupcin.

"Me gustara poder decir que no hay crmenes en Sudfrica, pero debo ser honesto con la realidad", seala. El pas registra un promedio de 57 asesinatos por da.

- 'Cambios considerables' -

"Todo lo que escribo no es negativo", agrega. "Hablo de mujeres y hombres de la polica que hacen su trabajo, trabajan duro y no son corruptos".

Deon Meyer todava se ilusiona con la promesa de nacin arcoris de Nelson Mandela, el primer presidente negro sudafricano (1994-1999). No por su clase poltica, sino por su sociedad civil.

"Seguramente soy menos optimista que hace diez aos, pero lo sigo siendo. Incluso bajo Zuma ha habido cosas buenas (...) en las relaciones entre la gente sencilla, ha habido cambios considerables". Cita como ejemplo al equipo nacional de rugby que acaba de ganar la Copa del Mundo.

Deon Meyer promete no persistir en la crtica poltica, ni siquiera ficticia. A sus 61 aos quiere centrarse en otros gneros.

Y tiene fe en el futuro: "No creo que Sudfrica se convierta mientras viva en el pas con el que sueo", "pero el de mis nietos, por qu no?"