El rey saudita nombra al príncipe heredero Mohamed bin Salman primer ministro

© Louiza Vradi, Reuters

El rey Salman bin Abdulaziz nombró primer ministro al príncipe heredero al trono, el príncipe Mohamed bin Salman. La decisión que iría en contra de las normas establecidas le da un nuevo poder al gobernante de facto del reino.

El príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, fue nombrado como primer ministro del reino por su padre, el rey Salman bin Abdulaziz, quien también designó a su segundo hijo, el príncipe Jalid, como ministro de Defensa.

El decreto real en el que hizo los anuncios mencionaba que su otro hijo, el príncipe Abdulaziz, seguirá encargado del Ministerio de Energía, también que el príncipe Faisal bin Farhan al-Saud y Mohammed al-Jadaan, ministros respectivos de Asuntos Exteriores y de Finanzas, continuarán a la cabeza de sus cargos.

Esta decisión, según el comunicado, es una "excepción a lo dispuesto en el artículo 46 de la Ley Orgánica del Gobierno", que dice que es el rey quien debe ser también el primer ministro.

Por su parte, el rey seguirá presidiendo las reuniones del Gabinete, cuando asista a ellas, tal como lo hizo este martes. El monarca se convirtió en el custodio de los lugares más sagrados que tiene el islam al llegar al trono en 2015. A sus 86 años ya ha sido hospitalizado varias veces en los últimos dos años.

Mohamed bin Salman gobierna de facto

Mohamed bin Salman (MBS) ha sido el gobernante de facto del reino desde 2017 y ha liderado los esfuerzos por cortar la dependencia completa del petróleo, a pesar de que el país es el mayor exportador del mundo.

En adición a esto ha buscado implementar nuevos cambios, como que las mujeres puedan conducir automóviles o quitar el poder a los clérigos sobre la sociedad.

Sus políticas también han venido acompañadas de fuertes represiones a la disidencia, activistas han sido puestos tras las rejas, así como miembros de la realeza, empresarios y líderes por los derechos de las mujeres.

MBS ha sido acusado por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, CIA, y Occidente de ser el responsable del asesinato del periodista y disidente saudita Jamal Khashoggi, quien murió en el consulado saudita en Estambul en 2018. Estos señalamientos han tensionado las relaciones con Estados Unidos, uno de sus principales aliados.

La guerra en Ucrania le ha devuelto protagonismo a Arabia Saudita

El presidente estadounidense, Joe Biden, cuando asumió el poder en 2021, había dicho que llevaría a esta monarquía al rango de “paria”, de hecho, en febrero de ese año criticó la guerra que lleva este país en Yemen.

Pero, tras la crisis energética que atraviesa el mundo a raíz de la guerra en Ucrania, Estados Unidos decidió dar un vuelco a su política exterior con el reino y Biden anunció una criticada visita a Arabia Saudita.

Antes de su viaje publicó en el 'Washington Post' un artículo en el que justificaba su decisión de ir y dijo que sabía que muchos no estaban de acuerdo con su decisión de ir a Arabia Saudita. "Mis opiniones sobre los derechos humanos son claras y continúan, las libertades fundamentales están siempre en la agenda cuando viajo", aseguró entonces.

Posterior a este primer acercamiento con el país más poderoso del mundo, Mohamed bin Salman estuvo en una visita oficial el 28 de julio en París, donde fue recibido por el presidente Emmanuel Macron en el Elíseo. La cita también fue duramente criticada por defensores de derechos humanos.

Con Reuters y EFE