El rey recibe credenciales de 7 nuevos embajadores con ceremonial del S.XVI

·3 min de lectura

Madrid, 23 sep (EFE).- El rey Felipe VI ha recibido este viernes las cartas credenciales de los nuevos embajadores de Polonia, Perú, Panamá, Sudáfrica, Austria, Kenia y Alemania, en vistosas ceremonias cuyo desarrollo data del siglo XVI.

Carrozas, palafreneros, lacayos y cocheros, además de un escuadrón de escolta y una sección de pífanos y tambores de la Guardia Real intervienen en una ceremonia que recorre las calles del casco histórico de Madrid entre el Ministerio de Exteriores y el Palacio Real, y que se repite para cada uno de los nuevos embajadores.

Una vez que han entregado su credencial, el rey ha mantenido un breve encuentro con cada uno de ellos en el que han intercambiado impresiones sobre el estado de las relaciones bilaterales.

A las reuniones se ha sumado el subsecretario de Asuntos Exteriores, Luis Manuel Cuesta.

Las cartas credenciales son el documento que acredita a un embajador extranjero como representante y máxima autoridad diplomática de otro país en España.

La ceremonia de entrega ante el jefe del Estado se remonta al siglo XVI en el reinado de Felipe II, y se ha mantenido prácticamente intacta en su desarrollo hasta nuestros días y, según Exteriores, es una de las más antiguas aún vigentes en el mundo.

Según detalla la web del Ministerio de Exteriores, a su llegada a España tras ser designados, los diplomáticos extranjeros presentan copia de sus cartas credenciales al introductor de embajadores del Ministerio, lo que les permite iniciar su labor.

Esto permite al nuevo embajador o embajadora comenzar a relacionarse con todas las autoridades e instituciones españolas y con el Cuerpo diplomático extranjero, aunque deberá abstenerse de asistir a actos en los que estén presentes los reyes mientras no haya presentado las Cartas credenciales.

El día de la presentación de Cartas credenciales, un funcionario diplomático acompaña al nuevo embajador desde su residencia hasta el palacio de Santa Cruz, sede de Exteriores, desde donde parten hacia el Palacio Real.

El trayecto lo hacen en la carroza llamada “coche de París”, de dos caballos, con cochero y lacayos, mientras que el embajador lo hace en la berlina de Gala, de seis caballos, con postillón, palafreneros, lacayos y cochero.

Estas carrozas datan, respectivamente, de los reinados de Isabel II y Alfonso XII, mientras los uniformes del personal que las guía tienen su origen en el de Carlos III.

El escuadrón de escolta de la Guardia Real acompaña a la comitiva hasta el Palacio Real, atravesando la Plaza Mayor y recorriendo después la calle Mayor y la calle Bailén hasta llegar al Patio de la Armería.

Al paso de la carroza del embajador, la agrupación de la Guardia Real le rinde honores interpretando el himno nacional de su país.

Una vez en el Palacio Real, los representantes extranjeros suben por la escalera de Embajadores, desde donde el introductor de embajadores los acompaña hasta el Salón del Trono y la Antecámara Real.

La ceremonia de entrega de las cartas credenciales tiene lugar en la Cámara Oficial, donde se encuentra Felipe VI, normalmente acompañado por el ministro de Exteriores.

En esta ocasión ha sido el subsecretario del Ministerio quien acompañado al rey, ya que José Manuel Albares se encuentra este viernes en Nueva York, con motivo de la Asamblea General de la ONU.

Tras entregar sus credenciales y reunirse con el rey, el embajador y su equipo abandonan la Cámara Oficial y regresan a la embajada.

A la salida del Palacio una sección de pífanos y tambores de la Guardia Real interpreta el himno nacional de España.

(c) Agencia EFE