El rey anima a preservar el consenso iberoamericano pese a las diferencias

·3 min de lectura

Madrid, 15 nov (EFE).- El rey ha animado este lunes a los países de América Latina a trabajar "unidos" y preservar el consenso que ha caracterizado a las cumbres iberoamericanos desde su creación hace 30 años, al subrayar el "indudable éxito" que ha representado este foro.

Felipe VI ha clausurado en la Casa América de Madrid el acto de conmemoración del 30 aniversario de las reuniones iberoamericanas de máximo nivel junto al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a quienes se han unido otros cinco mandatarios -Argentina, Colombia, Chile, Panamá y República Dominicana- que han intervenido de forma telemática.

Desde la primera cita celebrada en Guadalajara (México) en 1991, el monarca ha remarcado que las cumbres se han consolidado como "un espacio privilegiado de diálogo político, concertación y cooperación entre sus Estados miembros, regido por el principio del consenso".

"Han sido, sin duda, una iniciativa de indudable éxito", ha resumido don Felipe al destacar "los resultados tangibles muy significativos" logrados desde entonces que -ha añadido- han mejorado la vida, la salud y el bienestar de los ciudadanos, en especial, "en favor de los más vulnerables".

Para don Felipe, las cumbres son ejemplo de "lo lejos" que se puede llegar cuando los países iberoamericanos "trabajan unidos".

"Por encima de diferencias, hemos logrado mantener, en este espacio y en este sistema, la continua participación y utilidad de nuestros encuentros para todos sus miembros", ha resaltado.

El rey ha puesto en valor que los países iberoamericanos son "pueblos afines", a los que les liga "un sentido de pertenencia y de consideración mutua, un gran afecto, y el respeto y reconocimiento de la diversidad".

Unos lazos que, ha agregado, han de servir de estímulo para construir "un futuro común y compartido" sobre la base de "identificar semejanzas, establecer complicidades y encontrar un fructífero terreno común de intereses y de posibles actuaciones en el ámbito internacional" en un mundo "cada vez más complejo".

Felipe VI se ha reafirmado en que la pandemia ha sido el periodo en el que las naciones iberoamericanas han colaborado de manera "más estrecha, intensa y cotidiana", lo que, a su entender, ha fortalecido el proyecto comunitario.

Tras enfatizar que la celebración de tres décadas de cumbres ha de servir para poner de relieve "el orgullo de ser iberoamericanos" y el compromiso de "avanzar juntos cada vez más", ha invitado a los mandatarios a avanzar en la siguiente fase, "la de la futura constitución de una comunidad iberoamericana institucionalizada".

"Cuenten siempre con España, con nuestro trabajo y empeño para llevar a cabo esta extraordinaria empresa compartida", ha garantizado el rey en su deseo de construir una comunidad "cada día más justa y sostenible", como reza el lema de la próxima cumbre, que se celebrará en República Dominicana en 2022.

Don Felipe ha destacado la coincidencia del 30 aniversario de las cumbres con los bicentenarios de la independencia de México, Perú, Panamá y varios países de Centroamérica, una efeméride que ha considerado otra oportunidad de ensalzar los lazos comunes.

"Son episodios históricos de nuestra larga y rica relación a través de los siglos que dieron nacimiento a nuestros países hermanos de América y a los actuales lazos de amistad y colaboración que nos unen", ha abundado el monarca como broche del acto.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente