Revés a Feijóo: el comisario europeo de Justicia no ve mal nombrar exministros para el TC

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders
El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders

El PP quiere ‘internacionalizar’ la designación del exministro Juan Carlos Campo y de la exalto cargo de Moncloa Laura Díez para el Tribunal Constitucional. Los populares se mostraron esta semana escandalizados ante la supuesta nueva maniobra de Pedro Sánchez para controlar el poder judicial.

El líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, aseguró el pasado miércoles que iban a poner “en conocimiento de las autoridades e instituciones europeas la politización de la justicia y de los órganos del Estado en nuestro país”. Planteó, de este modo, denunciar en Bruselas las designaciones de Sánchez cuando desde allí se apremia a “despolitizar la Justicia, reforzar la independencia del Fiscal General y desvincular la duración de su mandato al periodo de legislatura del Gobierno”.

Pero Feijóo ha pisado una baldosa suelta en su intento de dibujar a Sánchez como un líder “autoritario”, en palabras de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, ya ha señalado este miércoles que España no es el único país de la Unión Europea donde hay exministros que ejercen como magistrados del Constitucional. Para Reynders, de hecho, lo principal es renovar cuanto antes el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), bloqueado desde hace más de cuatro años. “Esto permitirá hacer todos los nombramientos en el Tribunal Constitucional”, ha expresado.

El PP suspendió el pasado mes de octubre las negociaciones abiertas con el PSOE para renovar el CGPJ. Según un comunicado de prensa del partido, el motivo fue que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantuvo la intención de reformar el delito de sedición. Los socialistas, por su parte, acusaron al líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, de “no resistir las presiones de la derecha más reaccionaria”.

Fruto de esta parálisis, el Gobierno decidió elevar a Campo y Díez a magistrados del Constitucional sin esperar a los otros dos nombramientos del CGPJ, ya que la Carta Magna establece que la renovación de este órgano debe hacerse por tercios (el Tribunal Constitucional está compuesto por doce miembros).

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, dijo que ambos “son dos juristas de reconocida competencia, indudable vocación de servicio y compromiso con la ley y la Constitución”. “Pocas personas tienen un conocimiento tan amplio de la administración desde diferentes puestos. Son perfiles idóneos. Estamos convencidos de que harán su labor con rigor y con respeto absoluto a la ley”, señaló. Y sobre la posibilidad de que el PP llevara hasta Bruselas ambos nombramientos, el Gobierno se defiende así: “La Comisión Europa está espantada con el bloqueo grosero del CGPJ y nada dirá sobre el cumplimiento estricto de la Constitución”.

También te puede interesar...