Ante la reunión clave, Abás advierte que "sin Jerusalén" no habrá elecciones

Agencia EFE
·2 min de lectura

Jerusalén, 29 abr (EFE).- "No iremos a elecciones sin Jerusalén", reafirmó hoy el presidente palestino, Mahmud Abás, antes de reunirse con las facciones políticas para decidir si aplaza o cancela los comicios legislativos de mayo debido al rechazo de Israel a permitir su celebración en la parte oriental ocupada de la urbe.

"Queremos elecciones en Jerusalén como Ramala, con propaganda electoral completa en la Ciudad Santa", reclamó Abás en un discurso previo a un encuentro clave con otras facciones para abordar si seguir o no con la celebración de comicios parlamentarios el 22 de mayo, los primeros convocados en 15 años.

Según agregó, la reunión de esta noche se centrará "en tomar la decisión adecuada para preservar" el "derecho" a Jerusalén Este "como capital eterna" de un futuro Estado palestino, y criticó al Gobierno israelí por no autorizar el voto en su parte oriental, bajo ocupación y anexión de Israel, que impone ahí sus leyes civiles y no permite actividades de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

De los 350.000 palestinos residentes en Jerusalén, más de 150.000 tienen derecho a votar, y podrían hacerlo en zonas de la ciudad ubicadas al otro lado del muro de separación israelí, conectadas sin separación con Cisjordania.

Sin embargo, más de 6.000 deben hacerlo en oficinas de correo postal de la urbe que Israel debe autorizar previamente, según los Acuerdos de Oslo (1993-95). Se hizo así en las últimas elecciones parlamentarias de 2006 y presidenciales de 2005, pero esta vez no ha dado su visto bueno para ello.

"Hoy recibimos un mensaje de Israel que decía: 'Lo sentimos, queridos vecinos, que no podamos darles respuesta sobre Jerusalén porque no tenemos un Gobierno para decidir'", parafraseó Abás en tono condenatorio y en referencia a la existencia de un Ejecutivo en funciones israelí debido al largo bloqueo político del país.

Facciones políticas destacadas como el movimiento islamista Hamás, que gobierna de facto en Gaza, boicotearon la reunión de hoy con Abás al oponerse a cualquier aplazamiento o suspensión de los comicios.

Ante la situación, Hamás instó a buscar "mecanismos para imponer elecciones en Jerusalén sin permiso o coordinación" con Israel, al que acusó de intentar mantener a las facciones palestinas divididas.

Según analistas, Abás usa la falta de permiso israelí para votar en Jerusalén como excusa para evitar unos comicios que probablemente no ganaría su partido nacionalista Fatah. Este se presenta debilitado y escindido en tres listas, y la que integran los fieles al presidente tiene pocas opciones de ganar ante rivales como el movimiento islamista Hamás.

(c) Agencia EFE