¿El retorno del embajador francés a Canberra ayudará a superar la crisis por AUKUS?

·3 min de lectura

El primer ministro de Australia anunció que acoge con satisfacción la decisión de Francia de regresar a su embajador en Canberra, al que retiró hace dos semanas. Scott Morrison aseguró que confía en que esta decisión ayude a superar la fuerte crisis diplomática después del acuerdo de defensa AUKUS, que precipitó el fin de un multimillonario contrato entre los dos países para la fabricación de submarinos.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, aseguró que la relación entre su país y Francia “es más grande que un contrato”.

Así respondió al anuncio del Gobierno de Emmanuel Macron de regresar a su embajador a Canberra tras la inédita decisión de retirarlo por la tensión generada con el acuerdo de defensa en el Indopacífico, AUKUS.

“La presencia, la importancia y la influencia de Francia en el Indopacífico no se trata de un contrato. Se trata del hecho de que tienen una presencia real aquí, en el Indopacífico, que tienen un compromiso de larga data y trabajan con Australia en una gran cantidad de asuntos", sostuvo Morrison al celebrar la decisión.

Sin embargo, el premier australiano se rehusó a informar cuánto tendrá que pagar su Gobierno a París por la anulación del contrato para la fabricación de submarinos, valorado en 40.000 millones de dólares, una consecuencia del pacto AUKUS firmado entre Australia, Estados Unidos y Reino Unido, que París calificó como una "traición".

Morrison destacó que su país ya pagó alrededor de 2.400 millones de dólares en el proyecto de sumergibles diésel-eléctricos, ahora cancelado. Este convenio ha sido sustituido por el desarrollo de submarinos con propulsión nuclear, que estará a cargo de Londres y Washington.

Las relaciones entre Australia y Francia no se normalizan en su totalidad

Las declaraciones del primer ministro australiano se produjeron luego de que el miércoles 6 de octubre el ministro de relaciones Exteriores de Francia, Jean Yves Le Drian, anunció ante el Legislativo de su país el regreso a Australia del embajador Jean-Pierre Thébault, para "contribuir a redefinir los términos de la futura relación" de los dos países y "defender con firmeza" los intereses de la parte francesa en la liquidación del contrato.

Hace un par de semanas, París también decidió regresar a su representante Philippe Etienne a Washington.

Se trata de pasos significativos en las relaciones diplomáticas, aunque sin estar normalizadas en su totalidad, según ha advertido previamente el canciller francés.

Las relaciones al más alto nivel no han sido restablecidas. Morrison sostiene que Macron no responde a sus llamadas. “Espero con ansias nuestra primera reunión nuevamente, nuestra primera llamada telefónica nuevamente (…) Reconozco que es un período difícil, por supuesto que lo es. No había forma de que pudiéramos tomar esta decisión sin causar una profunda decepción y daño a Francia", indicó.

La inconformidad por el pacto de defensa AUKUS sigue trascendiendo. Incluso, las negociaciones sobre un acuerdo de libre comercio entre Australia y la Unión Europea (UE) que iban a tener lugar este mes se han pospuesto hasta noviembre, a causa de la tensión con Francia.

Bernd Lange, presidente de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, afirmó que existen dudas sobre si se puede confiar en Australia de nuevo.

Con EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente