Se retiran medios aéreos pero sigue la extinción del fuego en el monte Ezkaba

·3 min de lectura

Pamplona, 20 sep (EFE).- Con la llegada de la noche los medios aéreos que trabajan en la extinción del incendio declarado en el monte Ezkaba, al norte de Pamplona, se han retirado pero en la zona continuarán trabajando unos setenta efectivos de bomberos.

Así lo ha comunicado el 112 SOS Navarra que ha precisado que el incendio no presenta riesgo para los núcleos de población y los polígonos industriales cercanos.

Tampoco se considera necesaria la evacuación de los residentes de los centros San Francisco Javier (134 personas) y Valle del Roncal (72) cercanos al lugar del fuego, pero se mantendrá durante la noche un dispositivo de seguimiento. Hasta esos centros se han desplazado para valorar la situación las consejeras de Salud y Asuntos Sociales.

El fuego se encuentra "en vías de control aunque requerirá trabajo nocturno", ha señalado en su cuenta de Twitter el vicepresidente del Gobierno Foral, Javier Remírez, tras visitar, junto con la directora general de Interior, Amparo López, el puesto de mando avanzado para valorar con los responsables del operativo la situación del incendio tras la retirada de los medios aéreos.

A lo largo de la tarde y a la vista de que el fuego se iba extendiendo por la ladera, se ha elevado a nivel 2 el Plan de Protección Civil de Emergencia por Incendios Forestales de Navarra, que se encuentra activo desde el 11 de julio y se ha solicitado el apoyo de medios aéreos del ministerio.

En concreto, según informa el 112 SOS Navarra, se ha movilizado un avión coordinador del ministerio, tres aviones de carga en tierra con base uno de ellos en Noáin y dos en Agoncillo (La Rioja), dos helicópteros del Gobierno de Navarra y cuatro helicópteros de la BRIF de Lubia (dos), del Gobierno de Aragón (uno) y de La Rioja (uno).

Asimismo se han desplegado efectivos de la Policía Foral, Guardia Civil, policías locales y guardas de Medio Ambiente. También se ha unido al dispositivo una ambulancia de Cruz Roja en prevención, que está realizando labores de avituallamiento del personal de los equipos de extinción.

El incendio declarado en la ladera próxima a Ansoain y al barrio pamplonés de la Txantrea se ha aproximado hasta la ronda de Pamplona, lo que ha obligado a cortar el tráfico, desde el cruce de Villava hasta Artica, así como el acceso a los túneles de Ezkaba desde la carretera N-121-A.

Esto ha generado problemas para circular por toda la zona norte de Pamplona y ha llevado a movilizar a todas las patrullas disponibles de la Policía Municipal para regular el tráfico al tiempo que se hacía un llamamiento a la ciudadanía para que evitara circular por la zona.

Protección Civil, por su parte, ha recomendado cerrar puertas y ventanas de las viviendas situadas en las cercanías y ha instado a población a no acercarse a la zona, con el fin de no dificultar las tareas de extinción

Durante la tarde se han escuchado varias explosiones en el monte, cuyo origen no ha sido precisado por la Policía Foral, que se ha hecho cargo de la investigación, y se han producido cortes de luz en algunas zonas de Ansoain y el barrio pamplonés de la Txantrea, si bien posteriormente se ha restablecido el suministro eléctrico.

La proximidad del incendio a la zona en la que se encuentran estacionados los autobuses de transporte urbano comarcal ha obligado a desalojar la campa, a la que no ha llegado el fuego.

Desde la Agencia Estatal de Meteorología se apunta que las fuertes rachas de viento norte, que esta tarde han alcanzado los 50 y 60 kilómetros por hora en la zona, irán a menos lo largo de las próximas horas.

(c) Agencia EFE