La retirada rusa de Jersón redistribuye las fuerzas en conflicto

La batalla de Jersón no ha terminado, pero las fuerzas rusas entran en una nueva fase que prioriza la retirada ordenada de sus fuerzas por el río Dniéper, reteniendo las tropas ucranianas, en lugar de detener por completo la contraofensiva ucraniana según analiza el Instituto para el Estudio de la Guerra.

La contraofensiva ucraniana en dirección a Jersón desde agosto -una campaña coordinada ((de interdicción)) para obligar a las fuerzas rusas a retirarse a través del ría Dniéper sin necesidad de gran des ofensivas terrestres ucranianas- probablemente ha tenido éxito.

Tal y como ha observado el Instituto para el Estudio de la Guerra en los meses anteriores, las fuerzas ucranianas han emprendido una enérgica campaña contra las zonas de concentración rusas, los activos militares y los nodos logísticos en toda la región de Jersón y los puentes que cruzan el río Dniéper.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido considera que las fuerzas rusas serán vulnerables en el momento de cruzar el río Dniéper por la falta de intersecciones y es probable que la retirada se lleve a cabo durante varios días con posiciones defensivas y fuegos de artillería que cubran a las fuerzas en retirada.

El Instituto para el Estudio de la Guerra cree que es poco probable que la retirada rusa de la orilla oeste del Dniéper sea una trampa destinada a atraer a las tropas ucranianas a un duro combate cerca de la ciudad de Jersón, como han sugerido algunas fuentes ucranianas y occidentales.

Según lo observado hay indicaciones de que las fuerzas rusas se van retirando ((de la orilla oeste a través del Dniéper)). Los comandantes rusos intentarán sin duda frenar los avances ucranianos para mantener una retirada ordenada, y es posible que algunas fuerzas permanezcan para retener a las tropas ucranianas en la ciudad de Jersón, pero estos combates serán un medio para lograr la retirada del mayor número posible de unidades rusas en orden incluso bajo la presión ucraniana.

El comandante de las fuerzas armadas rusas en Ucrania, el general Serguéi Surovikin, declaró que la mitad de las tropas en retirada de la orilla oeste del Dniéper serán redistribuidas a otras zonas de Ucrania. Pero esa pérdida probablemente impedirá a Rusia lograr sus aspiraciones estratégicas de tener un puente terrestre que llegue a Odesa.