Las reticencias de Italia y Alemania frenan una reforma de la zona euro

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, habla durante una rueda de prensa el 26 de noviembre de 2019 en Roma

Los ministros europeos de Finanzas fracasaron el miércoles por la noche en finalizar un acuerdo sobre una reforma de la zona euro, debido especialmente a las fuertes reticencias de Italia y Alemania.

En un principio, estaba previsto que los ministros se pusieran de acuerdo sobre la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y sobre un calendario para la puesta en marcha del Sistema Europeo de Garantía de Depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés).

Sus conclusiones deberían haberse adoptado en una cumbre europea celebrada los días 12 y 13 de diciembre por los dirigentes de la UE.

Pero desde hace algunas semanas, la reforma del MEDE es criticada en Italia, tanto por la Liga (extrema derecha) de Matteo Salvini, como por el Movimiento Cinco Estrellas (socio de la coalición gobernante).

Creado en 2012, en medio de la crisis de la zona euro, el MEDE necesita reforzar su capacidad financiera, aumentar sus poderes de supervisión de los países en dificultades y convertirse en prestamista de último recurso de los bancos en quiebra.

Pero no hay "un acuerdo definitivo" sobre él "en la medida en que algunos puntos deben ser ultimados", reconoció el jueves en una conferencia de prensa en Bruselas el presidente del Eurogrupo Mario Centeno.

Con la esperanza de que "los debates se apacigüen en Italia y en otros lugares", desea que este expediente se desbloquee en la próxima reunión de los ministros de Finanzas, que se celebrará en Bruselas el próximo 20 de enero.

El miércoles, el jefe del gobierno italiano, Giuseppe Conte, ya había advertido que no firmaría un "cheque en blanco. "No importa que algunos países consideren el acuerdo como concluido, si me traen un proyecto sobre la unión bancaria que no me gusta, yo no firmo el MEDE", dijo.

Otro aspecto de la reforma de la zona del euro que se encuentra en crisis es la garantía europea de depósitos.

"Hemos reabierto las puertas de los debates y hemos tomado nota de las diferencias", comentó el jueves el Comisario europeo de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, junto con Centeno.

Hace poco más de un mes, el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, suscitó algunas esperanzas, mostrando una posición más abierta. Pero desde su fracaso este fin de semana en asumir la presidencia de los socialdemócratas alemanes, Scholz, que había presentado propuestas sobre EDIS sin coordinarse con sus socios conservadores de la coalición gubernamental, se ve muy debilitado.

Y sin una apertura de Berlín, que hasta ahora ha bloqueado la creación de un sistema europeo de protección de depósitos por temor a que sus ahorradores paguen por los bancos en dificultades en los países del sur de la UE, en particular en Italia, el expediente corre también el riesgo de ser aplazado.