El resurgir de Arrimadas alimenta los miedos de Ayuso a ser desalojada en Madrid

Asier Martiarena
·3 min de lectura
Arrimadas pide dejar las "tonterías de partido" y sumar contra el separatismo (EFE)
Arrimadas pide dejar las "tonterías de partido" y sumar contra el separatismo

Pasito a pasito Inés Arrimadas está empezando a recuperar parte del capital de Ciudadanos dilapidado por Albert Rivera en su última etapa al frente de la formación liberal. La nueva líder nacional del partido naranja se ha buscado más enemigos que amigos desde que tomara las riendas, pero las encuestas le dan la razón.

El barómetro que tan críticamente dirige José Félix Tezanos -pero que acierta más de lo que falla- arroja un descenso generalizado de PSOE, PP, Unidas Podemos y Vox del que, curiosamente, se salva Ciudadanos. Que crece 1,9 puntos con respecto de la anterior encuesta y 4 si lo comparamos con los resultados de las últimas elecciones generales.

Su ascenso, unido al descenso de Vox, le deja a las puertas de ser la cuarta formación política del país en proyección de voto (10,6% Cs frente a los 11,7% de Vox). Pero el caladero en el que más votos pesca es el del PP. De hecho, si se analizan los principales cambios que ha introducido Arrimadas, se entiende que todos ellos se han llevado a cabo con la intención de acercarse tímidamente al centro alejándose todo lo posible de las tesis de Pablo Casado.

Hablamos de abrirse a negociar los presupuestos con el Gobierno tras haber salvado apoyado antes de verano la ampliación de las prórrogas del estado de alarma. Todo lo contrario que ha marcado Pablo Casado para su PP, que ha perdido casi tres puntos de estimación de voto.

Casado, no obstante, no es quien más debe de temer dentro del PP a la reorientación de Ciudadanos. Esa plaza le corresponde a Isabel Díaz Ayuso. ¿Por qué? Porque la deficiente gestión del coronavirus realizada por su Gobierno en Madrid, llevando a sumar nueve de los diez municipios con más contagios de España, hace que crezcan las posibilidades de que le presenten una moción de censura.

Para que esta salga adelante, la oposición –PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos- necesita del apoyo de al menos tres diputados de Ciudadanos, a quienes están intentando cortejar para que dejen caer el Ejecutivo de Ayuso. ¿Y es eso viable? Es complicado, pero operaciones más difíciles se han visto. Todo dependerá de lo que el PSOE sea capaz de ofrecerle a Cs.

Aquí va un posible escenario:

Y aquí otro:

  • Pedro Sánchez podría convertir a Ciudadanos en socio preferente a nivel nacional en detrimento de los nacionalistas catalanes a cambio de que el partido naranja convierta a Ángel Gabilondo en presidente de la Comunidad de Madrid mediante la citada moción de censura.

¿Ya no suena tan descabellado, verdad?

EN VÍDEO | El Gobierno y el PP ahondan en sus diferencias

Más historias que te pueden interesar: