Primeros resultados otorgarían ventaja a laboristas en los comicios locales ingleses

·4 min de lectura

Los primeros resultados de las locales parciales inglesas indican una ventaja para el Partido Laborista, ahora en la oposición. Aunque los resultados consolidados se conocerán el viernes, los datos preliminares arrojados ya hablan de un posible voto de castigo hacia Boris Johnson. También se celebraron comicios en Irlanda del Norte, con el partido Sinn Féin, antiguo brazo político del IRA, como favorito. Hasta el viernes o el sábado no se sabrá el escrutinio total en el norte de la isla.

Continúa el recuento de las elecciones municipales parciales celebradas este jueves en Inglaterra. A las 22:00 hora local cerraron los colegios y el escrutinio está previsto que se alargue durante el viernes. A la espera de conocer los resultados definitivos, los primeros datos del escrutinio hablan a esta hora de una ventaja para el Partido Laborista frente a los conservadores del actual primer ministro, Boris Johnson.

Aunque los laboristas ya tenían el control de la mayoría de los 146 ayuntamientos ingleses que están bajo escrutinio popular en los comicios locales, los resultados iniciales sostienen que mantendrán el mando en muchos de esos consistorios. Sin embargo, el objetivo de los laboristas es ganar a los "tories", los conservadores, las administraciones locales en el norte y el suroeste de Inglaterra, especialmente los enclaves más conservadores de la ciudad de Londres.

Durante la madrugada, Sunderland, al norte, fue el primer gran consejo municipal donde terminó el recuento de los votos, un feudo de los progresistas ingleses que el Partido Laborista ha logrado conservar, aunque con una mayoría menos pomposa que en 2018.

El resto de resultados se darán a conocer a lo largo de la madrugada y durante el viernes.

Este jueves se celebraron también comicios locales en Gales y Escocia, donde se renovarán todos los consejos municipales y donde el recuento avanza

Las elecciones locales parciales, que se dieron en menos de la mitad de los municipios ingleses, serán un termómetro para saber hasta qué punto, o no, se ha desgastado el premier Johnson y su Administración.

Las sensaciones de las diferentes formaciones políticas inglesas

La ventaja laborista ya puede dar indicios de un voto de castigo hacia el mandatario, cuyo liderazgo está en el punto de mira por el escándalo conocido como "Partygate", unas fiestas en las que el primer ministro participó de manera ilegal en sus oficinas de Downing Street durante los confinamientos más severos causados por la pandemia.

"Partimos por detrás en las encuestas. Son unas elecciones difíciles para los 'tories'", dijo a la BBC el ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, evidenciando el pesimismo de los conservadores, que podrían perder bastiones londinenses como Wandsworth o Westminster.

Por su parte, el líder laborista, Keir Starmer, también tiene presión en estas elecciones, ya que necesita unos resultados que afiancen su candidatura de cara a las elecciones generales de 2024, donde aspira a arrebatarle el puesto a Johnson.

Según indican ya algunos sondeos, los resultados de las elecciones locales parciales también pueden suponer una válvula de oxígeno para el tercer partido inglés, los liberales-demócratas, que también aspiran a ganar a los conservadores en municipios del suroeste, conocidos como "el muro azul".

Para otras formaciones más humildes, como los Verdes, estos comicios suponen una oportunidad para mejorar significativamente sus resultados.

En Irlanda del Norte, el Sinn Féin parte como favorito

Aunque los resultados definitivos en Irlanda del Norte no se conocerán hasta el viernes, o incluso el sábado, las elecciones autonómicas de este jueves pueden suponer un cambio de paradigma histórico, pues el Sinn Féin, el partido nacionalista antiguo brazo político del grupo terrorista IRA, parte como favorito y puede alcanzar la victoria electoral por primera vez en la historia.

La sociedad norirlandesa escogió este viernes a los miembros de la Asamblea y al que será su próximo primer ministro y viceprimer ministro.

Si los resultados confirman la victoria del Sinn Féin, en línea con lo pronosticado por las últimas encuestas, ello significaría un giro político sin precedentes en la isla, lo que obligaría a reconfigurar el poder tanto en las instituciones de la capital, Belfast, como en Londres.

Los Acuerdos de Viernes Santo de 1998 sentaron las bases de un escenario de reparto de poderes. Hasta ahora, la balanza siempre inclinó hacia el Partido Democrático Unionista (DUP), que es partidario de la integración de Irlanda del Norte en el conjunto de Reino Unido, algo que no contempla el Sinn Féin, que apuesta por una reunificación de la isla irlandesa.

Según los sondeos, el DUP obtendría un 20% de la intención de voto, seis puntos menos que el Sinn Féin.

A la espera de los datos oficiales del escrutinio, si la demoscopia no ha fallado, la formación nacionalista podría presentar a su candidata, Michelle O’Neill, como futura primera ministra norirlandesa. Aunque, en ese caso, su victoria tendría limitaciones por el contrapeso de la DUP, se podría agravar la crisis del unionismo norirlandés, que ya desde 2017 da signos de estancamiento.

Con información de EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente