Las restricciones ahora llegan al hielo: ¿a qué se debe?

·3 min de lectura

Durante el verano las bebidas heladas son uno de los placeres más deseados. Pero desde hace unos días, las bolsas de hielo escasean en los comercios de todo el país. El desabastecimiento de cubitos ya es un problema generalizado en toda España y los productores alertan de que lo peor aún está por llegar.

¿Por qué se está produciendo este desabastecimiento? ¿Tiene algo que ver con el incremento del precio de la luz? Los productores coinciden en que han tenido que subir precios por el encarecimiento del gasóleo, del plástico y de la luz. Algunos supermercados, incluido el mayor minorista de España, Mercadona, han limitado la venta a cinco bolsas por persona. Otra cadena, Consum, sólo permite dos. Los hechos demuestran que ahora no dan abasto, cuando la pandemia obligó a cerrar fábricas porque el negocio no funcionaba.

También de interés:

Las restricciones ahora llegan al hielo: ¿a qué se debe?. Foto: Getty Creative
Las restricciones ahora llegan al hielo: ¿a qué se debe?. Foto: Getty Creative

El precio de la luz, uno de los motivos

El almacenamiento de hielo para el verano comienza muchos meses antes de que empiece el verano para que, en las semanas de máxima demanda, que se producen durante julio y agosto, no se produzca desabastecimiento. Esta escasez se debe, al menos en parte, al incremento en el precio de la luz, porque como no se ha alcanzado una estabilización de los costes para poder vender el hielo a un precio de mercado habitual, las fábricas redujeron la producción durante los meses en los que debían aumentarla, y ahora es cuando se está notando esta deficiencia. Los productores han asegurado que sus facturas de electricidad aumentaron entre un 50% y un 60% desde principios de este año y, por ello, habían retrasado el inicio de la producción de marzo a mayo para compensar en parte el aumento de los costes.

Temperaturas alarmantes

Al recorte de producción para hacer frente al incremento de costes, se han sumado festivales, fiestas y cuatro olas de calor. Con las altas temperaturas registradas en la mayor parte de España, las neveras no refrigeran lo suficiente y los clientes piden mayores cantidades de hielo que el año pasado. Debido a esta situación, y ante la falta de suministro, el hielo podría experimentar subidas importantes en su precio. Tanto es así que, ante la demanda de particulares y establecimientos de hostelería, algunos supermercados han decidido limitar la compra de bolsas de hielo. No obstante, en hoteles y restaurantes está afectando menos porque, en muchos casos, tienen máquinas propias para hacerlo.

Lo peor está por llegar

La previsión es que en agosto no haya hielo. Los productores viven con el miedo de que se produzcan otras olas de calor durante todo el mes de agosto y creen que la situación no va a volver a la normalidad hasta mediados de septiembre. La mayoría confía en que en el momento en que llegue el frío y se reduzcan las fiestas habrá normalidad en el suministro.

Para frenarlo, a estos centros de abastecimiento no les queda más alternativa que racionalizar su venta. Así, los cubitos de hielo se cuelan en la lista de productos que han escaseado desde que arrancó la actual crisis, junto con el papel higiénico y el aceite de girasol. En el caso de los bares y restaurantes, algunos han empezado a reducir los cubitos que echan en las copas para, así, evitar el derroche.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias

También te puede interesar...

VIDEO: El truco sencillo para evitar dejarte un pastizal en comisiones al pagar con tarjeta en el extranjero