Bulo: los restos de Isabel II no descansan en un féretro de oro

·3 min de lectura
Los restos de la Reina Isabel II a su llegada al Palacio de Buckingham (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)
Los restos de la Reina Isabel II a su llegada al Palacio de Buckingham (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)

Los restos de la Reina Isabel II a su llegada al Palacio de Buckingham (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)

Los restos de Isabel II no descansan en un féretro de oro, sino en uno de roble forrado en plomo, y las imágenes virales que afirman lo primero en realidad corresponden al funeral del cantante mexicano José José en 2019.

Usuarios en Facebook y Twitter aseguran al menos desde el 11 de septiembre que los restos de la fallecida reina descansan en un ataúd de oro, lo que supone una muestra del legado colonial de la corona británica.

“En lo que quedó convertido el oro venezolano”, dice un internauta en una publicación con una imagen de un féretro dorado colocado sobre una moqueta roja y rodeado de flores. Mientras que otro asegura: “En un féretro de oro descansan los restos de la reina... Se llevó nuestro oro a la tumba”.

El diputado mexicano Gerardo Fernández Noroña también compartió la fotografía.

Un ataúd dorado para el “Príncipe de la Canción”

Una búsqueda inversa de la imagen demuestra que en realidad se trata del ataúd del “Príncipe de la Canción”, José José, como informaron entonces medios hispanos como Telemundo o la chilena Tele13.

En las imágenes de la velación del cantante se observa la caja mortuoria dorada, con las mismas marcas que se hallan en la foto viralizada recientemente.

José Rómulo Sosa, conocido como José José, es reconocido como uno de los más grandes intérpretes románticos de México y Latinoamérica. Falleció en 2019 a los 71 años de edad en Florida, afectado por un cáncer de páncreas.

De acuerdo con varios medios mexicanos, su féretro tenía un valor de los 10.000 a los 24.000 dólares y estaba chapado en oro de 24 kilates.

En cambio, el ataúd de Isabel II está hecho de roble inglés y forrado de plomo, y fue fabricado hace más de 30 años, explicó el lunes el diario The Times.

Según el periódico londinense, ni siquiera la empresa funeraria Leverton and Sons, encargada de las exequias reales, sabe cuándo ni quién fabricó el ataúd de la reina. El ataúd les fue entregado en 1991 cuando empezaron a trabajar como proveedores oficiales de la casa real británica.

Los restos de Isabel II regresan a Buckingham

Los restos de Isabel II regresaron este martes al palacio de Buckingham, la que fue su residencia oficial durante las siete décadas de su reinado. Allí reposarán hasta que se oficie un cortejo fúnebre y el féretro quede instalado en una capilla ardiente en el palacio de Westminster.

El ataúd de la soberana, fallecida el pasado jueves con 96 años en el castillo de Balmoral (Escocia), fue trasladado en un avión de la Real Fuerza Aérea británica desde Edimburgo a la base militar de Northolt, a las afueras de Londres, desde donde recorrió unos 25 kilómetros en un vehículo fúnebre, bajo una fina llovizna, hasta el centro de la capital británica.

A raíz de la muerte de la reina, también se ha desmentido que un video mostrara a un niño escapando del palacio de Buckingham y ha explicado como funcionaba la “operación London Bridge”, el protocolo previsto para su fallecimiento.

En resumen, los restos de Isabel II no descansan en un féretro de oro, sino en uno de roble forrado en plomo, y las imágenes virales que así lo afirmaron en realidad correspondían al funeral del cantante mexicano José José en 2019.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...