Un restaurante de León arrasa con su respuesta a esta queja en TripAdvisor: lo nunca visto

Redacción El HuffPost

El restaurante Zielo Vintage de León ha respondido de una manera muy original a una crítica de una usuaria de TripAdvisor que se quejaba amargamente del trato recibido. La contestación, rápidamente corrió como la pólvora por redes y se hizo viral. 

“Mal-trato”, así tituló la usuaria Inspire735739 su post en TripAdvisor. En él, se lamenta de que había reservado para cinco personas y que solo le dejaron una mesa, cuando había otra libre. “Era incómoda, con grupos de la barra encima y sin luz, detrás de una columna. Además, no era que el otro cliente hubiera pedido la otra mesa, sino que la adjudicaban ellos, que en su derecho estaba y que si no quería la otra mesa, me podía ir”, cuenta. 

Después, le comentó que lo iba a publicar en redes sociales. Desde el restaurante le volvieron a invitar a irse. Al final, la usuaria concluye en que ha escuchado casos con una opinión similar del establecimiento. “Mucha decoración bonita pero nada más”, sentencia.

Cuando los responsables del restaurante leyeron la crítica contestaron de una manera muy especial, como si se tratara de un cuento de Disney y tratando a la comensal de “Elisa, duquesa de Tarraco y Riudecols!”.

“A eso de las 20:50h vemos movimiento en la calle, cuatro corceles blancos de pura raza española tiran de una carroza azul y negra con decoración dorada con el interior tapizado en damasco azul”, comienza su respuesta el local.

En el texto, el restaurante Zielo relata cómo fue la llegada a la mesa de la usuaria: “La cara de Elisa es todo un poema cuando se acerca a la mesa en la que se supone que tiene que cenar, una mesa detrás de una columna, cerca de la barra donde dos chicos apuran una cerveza antes de sentarse a cenar en otra de las mesas”.

Después de un cruce de declaraciones, el restaurante continua la historia de una manera peculiar: “Con paso militar y con la barbilla alta sentenció mientras alzaba su dedo índice señalando al precioso techo de madera de...

Sigue leyendo en El HuffPost