Qué resuelve y qué queda sin resolver tras el cese de la jefa del CNI

·4 min de lectura

 

La exjefa del CNI, Paz Esteban (d), y la ministra de Defensa, Margarita Robles (i). (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
La exjefa del CNI, Paz Esteban (d), y la ministra de Defensa, Margarita Robles (i). (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

El Gobierno se ha cargado a la jefa del CNI para intentar dar carpetazo a la carpeta Pegasus que amenazaba, y aún amenaza, con hacer descarrilar la legislatura. Paz Esteban, alto cargo muy apreciada en la casa, ha sido sustituida por Esperanza Carceleiro. Con esas el presidente, Pedro Sánchez, se ha presentado hoy en el Congreso de los Diputados para hacer frente a una sesión de control al Ejecutivo. Y, visto lo visto, parece que no ha logrado cerrar la crisis del todo. Porque, entre otras, ha decidido cargar con todo contra el PP señalando que, por lo menos, "hoy los mangantes no están en el Gobierno".

Entonces, ¿qué ha conseguido y qué no ha solventado el relevo al frente del CNI como para que Sánchez haya decidido maniobrar tan rápido?

  • Lo que sí ha conseguido el Gobierno

Margarita Robles sale indemne. La ministra de Defensa, que lleva en la picota desde el mismísimo inicio de la legislatura por ser la dirigente menos escorada a la izquierda -la llaman maliciosamente la ministra del PP- ha salvado la cabeza. Ha tenido que claudicar con la destitución de Esteban, a quien juró defender a capa y espada. Pero, a cambio, ha colocado a su mano derecha en el Ministerio como nueva jefa del CNI.

ERC cuelga la cabeza del CNI de su despacho. La legislatura no puede llegar a su fin sin la participación de Esquerra Republicana. Pedro Sánchez lo sabe, y estaba obligado a conceder algo a Pere Aragonés a cambio de que no saltara todo por los aires antes de tiempo. Desde el PP ya tienen una excusa para insistir en que el Estado de derecho ha cedido ante el independentismo. Pero eso ya llevan haciéndolo desde el primer minuto de la legislatura, por lo que a Sánchez tampoco le supone un problema añadido.

Félix Bolaños también sale ganando. Robles defendió la legalidad de todo lo hecho por el CNI mientras que Bolaños intentó por todos los medios no romper la amistad con ERC. Visto lo visto, que la ministra de Defensa no perdiera y que el ministro de la Presidencia tampoco lo hiciera, era un reto. Y Sánchez lo ha logrado. Ambos ministerios trataron de escurrir el bulto por el grave problema de seguridad detectado con Pegasus pero ninguno ha sido señalado como gran culpable.

  • Las preguntas que el Gobierno no responde pese al relevo en el CNI

No se arroja luz sobre el fallo en sí. Por qué se destituye a la jefa del CNI. El Gobierno ha reconocido que hubo "errores" en el caso. Pero no explica cuáles. ¿Con la destitución de Esteban se acaban los fallos de seguridad? Nadie puede garantizarlo. Ergo no han sido culpa de la exdirectora del CNI ¿Se hizo mal espiando al independentismo? El Gobierno ha demostrado con papeles que no porque hubo autorizaciones judiciales basadas en argumentos más que sólidos, por lo que no se obró mal en este asunto. ¿Entonces por qué Esteban paga el pato? Porque alguien tenía que hacerlo.

La limpieza y patriotismo del CNI. Si Esteban reconoció que se espió legalmente a 18 personas, ¿quién ordenó el resto de los espionajes? O, si lo prefieren, ¿Quién miró hacia otro lado durante el año que ha transcurrido desde el espionaje hasta que saltara el escándalo?

El motivo real de los espionajes. ¿Qué se espió de manera irregular para que se justifique el cese de la directora del CNI? Esa es otra pregunta sin resolver. Aunque resulta que ningún miembro de la comisión de secretos ha puesto el grito en el cielo por las revelaciones que se les hizo a puerta cerrada. Teniendo en cuenta que en la sala estaban algunos de los espiados, cuesta entender que aceptaran sin más una invasión de su intimidad que hubiera ido demasiado lejos.

El papel de Marruecos. Hasta este punto, Rabat no aparece en el relato de los hechos. Y eso que los expertos del CNI han filtrado que desde Marruecos se manejó una lista de 200 números de teléfono a espiar en España con la casualidad de que el espionaje de los teléfonos de Sánchez y Robles, entre otros, se produjo entre el final de la primavera y el inicio del verano de 2021. Justo en el momento más tenso de la crisis diplomática con Marruecos, incluida la entrada a Ceuta más de 10.000 personas de manera ilegal. Pero nada de nada. Es cierto que el Gobierno logra mantener a salvo las relaciones con su vecino del sur, con quien acaba de firmar un importante acuerdo de gran interés para Europa aunque eso haya servido dejar tirado al Sáhara Occidental. Pero suena extraño que no haya habido ni un solo gesto de desaprobación.

En vídeo | Sánchez allana el camino con sus socios al cesar a la directora del CNI

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente