Sin respiro: los últimos seis escándalos de Trump que agitan la campaña en EE.UU.

LA NACION
·6 min de lectura

La recta final de la contienda electoral de Estados Unidos se ha tornado extremadamente caótica y ha estado plasmada de escándalos que envuelven directamente al presidente Donald Trump. A continuación una lista de los principales incidentes que han alimentado la polémica en las últimas semanas.

La ofensiva en EE.UU. para desmembrar las grandes empresas tecnológicas acusadas de monopolioPrimer debate desastroso

El primer debate presidencial, celebrado el 29 de septiembre, fue catalogado por los especialistas como "el peor debate de la historia de Estados Unidos". Los rivales Donald Trump y Joe Biden protagonizaron un encuentro lleno de insultos, interrupciones y descalificaciones.

Y aunque los candidatos tuvieron dificultades para profundizar en los temas a tratar (gestión e historial, la Corte Suprema, la pandemia de coronavirus, la economía, el racismo y la violencia y el cambio climático) debido a los ataques y las interrupciones, un momento llamó la atención y causó indignación entre los televidentes: cuando Trump se negó a condenar la supremacía blanca.

La polémica continuó hoy cuando la Comisión de Debates Presidenciales de Estados Unidos anunció que el segundo debate, programado para el 15 de octubre, se realizaría en formato virtual y el jefe de Estado se negó a participar.

El coronavirus arrasa la Casa Blanca

La pandemia de coronavirus causó estragos en Estados Unidos y un mes antes de las elecciones se infiltró en la Casa Blanca, contagiando al propio presidente, quien permaneció internado tres días en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Maryland, aunque volvió este miércoles a su oficina en el Salón Oval.

Pero Trump no fue el único en caer. Los funcionarios fueron sucumbiendo uno por uno ante la enfermedad como fichas de dominó. Algunos nombres que dieron positivo por coronavirus incluyen a la primera dama, Melania Trump, la secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, el principal asesor en temas inmigratorios, Stephen Miller, la asesora Hope Hicks, su asistente personal Nicholas Luna y los secretarios de prensa adjuntos, Karoline Leavitt, Chad Gilmartin, Harrison W. Fields y Jalen Drummond, la exasesora presidencial Kellyanne Conway, dos senadores republicanos, Thom Tillis y Mike Lee, y el presidente de la Universidad de Notre Dame, John Jenkins, entre otros.

Si bien se desconoce con exactitud dónde se podrían haber contagiado de coronavirus, los ojos están puestos en la ceremonia de nominación de la jueza conservadora Amy Coney Barrett para la Corte Suprema. Sin embargo, es difícil decir con certeza ya que el presidente ha participado en numerosos mitines masivos y se ha rehusado a usar barbijo en público.

Fin de las negociaciones sobre el plan de ayuda

Donald Trump rompió abruptamente el martes las conversaciones con los demócratas sobre un nuevo plan de ayuda para mitigar el impacto de la pandemia y afirmó que no se reanudarán sino hasta después de las elecciones, luego de acusar a la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi de no negociar "de buena fe".

El comentario de Trump hizo caer en picada las acciones de Wall Street, que cerró en rojo, y muchos economistas advirtieron que la ausencia de un nuevo impulso presupuestario en Estados Unidos podría frenar la recuperación de la primera economía del mundo, puesta de rodillas por la Covid-19.

Sin embargo, Trump adoptó un tono más conciliatorio el martes por la noche después de las acusaciones de los demócratas y aseguró que ratificaría inmediatamente cualquier texto de ley que prevea cheques de 1200 dólares para los hogares estadounidenses y 135.000 millones de dólares para las pequeñas empresas, dos elementos que ya estaban incluidos en las negociaciones. También llamó al Congreso a "aprobar INMEDIATAMENTE" una ayuda de 25.000 millones de dólares para las aerolíneas, brutalmente golpeadas por la pandemia.

Las finanzas personales de Trump

A finales de septiembre, The New York Times publicó una extensa investigación sobre las declaraciones de impuestos de las últimas dos décadas de Trump. El informe reveló que en 2016 y 2017 tan solo pagó 750 dólares en impuestos federales cada año.

El mandatario supuestamente tampoco ha pagado ningún tipo de impuesto por ingresos en 10 de los últimos 15 años debido a que informó al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS, en inglés), de que había perdido mucho del dinero que había ingresado.

EE.UU. Harris vs. Pence: el insólito detalle que revolucionó el debate de los candidatos a vicepresidente

Entretanto, un tribunal federal de apelaciones falló ayer que el contador del presidente deberá entregar sus declaraciones de impuestos a un fiscal del estado de Nueva York. La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en Manhattan, sin embargo, ratificó la pausa aprobada por una corte de menor instancia para que los abogados de Trump puedan apelar ante la Corte Suprema del país.

Parte de la investigación del fiscal Cyrus Vance Jr. se refiere a una investigación relacionada con los sobornos a dos mujeres, la actriz porno Stormy Daniels y la modelo Karen McDougal, para mantenerlas calladas durante la campaña presidencial de 2016 sobre presuntas relaciones extramaritales con Trump.

La polémica nominación a la Corte Suprema

Trump rápidamente nominó a la jueza Amy Coney Barrett para ocupar la vacante que se produjo en la Corte Supremapor la muerte de la progresista Ruth Bader Ginsburg, en una apuesta a dejar armada un máximo tribunal ultraconservador para los próximos años.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden y sus compañeros de partido dejaron en claro que su oposición a la nominación Coney Barrett se centrará en la posibilidad de que ella pueda emitir un voto decisivo para derogar la ley de salud conocida como Obamacare.

Trump se niega a aceptar los resultados

El propio Trump confesó "que no le gusta perder y que rara vez lo hace". Por eso, ha sugerido en numerosas ocasiones que el voto por correo es un fraude y que se negará a garantizar una transferencia pacífica del poder si los resultados electorales no lo acompañan.

"Bueno, vamos a tener que ver qué pasa", dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca al ser consultado sobre su compromiso con el traspaso pacífico del poder si es derrotado. "Ustedes saben que me he estado quejando muy fuertemente de las papeletas y las papeletas son un desastre", agregó.

Sin embargo, influyentes senadores oficialistas y de la oposición rechazaron enérgicamente los comentarios del presidente, advirtiéndole que Estados Unidos no es "Corea del Norte".

Agencias AFP, ANSA y AP