"Respetaré la Constitución", dijo Bolsonaro sin reconocer explícitamente su derrota electoral

© Evaristo Sa, AFP

Tras casi 48 horas de silencio y una mañana llena de suspenso, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, apareció en el Palacio de la Alvorada, en la capital, Brasilia. Ofreció un breve discurso a la nación, sin aceptar preguntas de los periodistas allí reunidos. Y aunque no dijo explícitamente que aceptaba el resultado de las urnas, sí se mostró favorable a "respetar la Constitución". También describió un “sentimiento de injusticia” respecto al proceso electoral para justificar las protestas.

Una hora y media de espera más tarde de la convocatoria incial en el Palacio de la Alvorada, la residencia Presidencial en Brasilia, Bolsonaro llegó en la tarde del martes sonriente para dar un muy esperado discurso tras su derrota en las elecciones de este domingo 30 de octubre frente al izquierdista 'Lula' da Silva. Sin embargo, habló poco más de dos minutos, no aceptó preguntas y no comentó explícitamente acerca de su derrota.

El mandatario saliente comenzó agradeciendo a los más de 58 millones de brasileños que votaron por él y expresó el "honor" que significa "ser el líder" de esas personas, y defender juntos los valores de su lema: "Dios, Patria y Familia".

También comentó el movimiento de camioneros que tuvo lugar en más de 20 estados del país tras el anuncio de la victoria de ‘Lula’. “Las manifestaciones populares de estos días son fruto de la indignación y el sentimiento de injusticia sobre cómo se dio el proceso electoral”, declaró.

Sin embargo, el actual mandatario no anunció pedir un reconteo de votos y tampoco reclamó la victoria. Al revés, anunció que continuará “cumpliendo los mandamientos de la Constitución”, felicitándose de siempre jugar “dentro de las líneas” de la Carta Magna.

Empieza la transición


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Brasil, Día D+1: el silencio de Bolsonaro alienta a sus radicales y 'Lula' se abre al mundo
Brasil: el mundo reacciona a la victoria de 'Lula' da Silva ante el silencio de Bolsonaro
Análisis: 'Lula', regreso al poder en un Brasil muy diferente al de 2002