La Reserva Federal de EE. UU. reconoce que la inflación ya no es transitoria ni temporal

La Reserva Federal de Estados Unidos sumó una nueva amenaza a la recuperación económica: la nueva variante del coronavirus. Al mismo tiempo anunció que en diciembre definirá la retirada del multimillonario programa de compra de bonos en búsqueda de contener la inflación más alta en tres décadas.

Llegó para quedarse. La inflación más alta en tres décadas de Estados Unidos sería más "persistente" de lo que esperaban las autoridades monetarias de ese país. Así lo confirmó Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal (Fed).

De hecho, Powell aseguró que es el "momento adecuado" para dejar de utilizar la palabra "transitoria". La inflación interanual de octubre en Estados Unidos fue del 6,2 %, la más alta en 30 años. Powell confirmó el dato ante el comité bancario del Senado de EE.UU., comparecencia en la que estuvo acompañado por la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

"La amenaza de una persistente elevada inflación ha crecido", reconoció Powell, tras meses de afirmar que la presión inflacionaria sería "temporal" y "transitoria", al tiempo que evalúa anticipar la retirada del programa de compra de bonos.

"La economía es muy fuerte y las presiones inflacionarias son altas, y por lo tanto es apropiado a mi juicio acelerar la conclusión de nuestras compras de bonos quizá unos meses antes", señaló Powell.

"Leyendo entre líneas, parece que Powell está ahora dramáticamente más preocupado por el riesgo de una sostenida inflación", analizó Matt Weller, director de investigación global de la plataforma de inversión FOREX, en una nota a sus clientes.

Durante el último encuentro de la Fed se dejó sin cambios los tipos de interés, que oscilan en el rango de entre 0 % y 0,25 %, pero ahora la rebaja de las inyecciones de liquidez en 15.000 millones de dólares al mes es una realidad. El volumen de compras mensuales de bonos de 120.000 millones de dólares inició con la pandemia pero se iría reduciendo progresivamente con el objetivo de terminar con el programa a mediados de 2022.

El anuncio del retiro del estímulo provocó fuertes caídas en los mercados financieros. El Dow Jones, el principal indicador de Wall Street, se desplomó a media jornada a 1,8 %, al igual que las bolsas europeas.

Más allá de los problemas en la cadena de suministros y la inflación, el banquero central de Estados Unidos aseguró que existe preocupación por el impacto económico de la variante Ómicron del coronavirus.

"Una mayor preocupación sobre el virus podría reducir la voluntad de la gente para trabajar en persona, lo que ralentizaría el progreso en el mercado laboral e intensificaría los problemas en las cadenas de suministro", añadió Powell.

La próxima reunión de la Fed se realizaría entre el 14 y 15 de diciembre. En ella se espera la presentación de las previsiones macroeconómicas, que en septiembre se situaron en una tasa de crecimiento del 5,9 % y una inflación del 4,2 % para finales de 2021, pero que serán revisadas por el peso de los acontecimientos recientes.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente