El rescate agónico de una ballena en el río Sena termina de forma trágica

Francia ha vivido una situación inédita estos últimos días que no ha terminado de forma feliz. Una ballena beluga entró en el río Sena y se empezó a debilitar por la falta de alimento. El cetáceo, de cuatro metros y 800 kilos, está acostumbrado a las frías y saladas aguas canadienses.

Se puso en marcha un complicado rescate, que consistía en la captura y el izado del animal para sacarle de las aguas. Después, el plan era llevarle a la costa, situada a más de 150 kilómetros de distancia, y liberarle. Pero no ha podido ser.

Durante el traslado por carretera al océano, la ballena ha sufrido problemas respiratorios y ha tenido que ser sacrificada, poniendo fin al sufrimiento del animal. Una operación ambiciosa para salvar su vida que ha terminado de la peor manera posible.

Más historias que te pueden interesar: