Liberland, el país creado por un solo hombre que no existe y ‘sobrevive’ años después

Hace algo más de siete años, el checo Vit Jedlicka cumplió su sueño de fundar un país donde la libertad sea la máxima que rija la vida de sus ciudadanos. Liberland fue fundado en abril de 2015, a orillas del Danubio en ‘tierra de nadie’ entre Croacia y Serbia. Y ahí sigue, con su bandera, su Constitución y su web habilitada para pedir la ciudadanía. También, donativos. Eso sí, el reconocimiento internacional sigue sin llegar.

Vit Jedlicka es el presidente y fundador de Liberland. (Foto: Paco Freire/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Vit Jedlicka es el presidente y fundador de Liberland. (Foto: Paco Freire/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Solo unos meses después de que Jedlicka plantase la bandera junto con su pareja y un amigo, la BBC habló con él sobre este país de escasos seis kilómetros cuadrados. Su fundador, que entonces tenía 31 años, explicó al citado medio británico que “quería fundar un país distinto: donde se vivieran todas las libertades, fuera del alcance de las fuerzas políticas y que existe en otras partes del mundo como Singapur o Hong Kong, pero no en el centro de Europa".

Estuvo buscando el emplazamiento idóneo para sus planes y, aunque le costó dar con él y tuvo que rechazar otras opciones por razones diversas, al final se decantó por ese trozo de tierra de la Antigua Yugoslavia que tras el reparto había quedado sin dueño.

Entre las curiosidades sobre la fundación de la República de Liberland se encuentra el hecho de que la fecha elegida, el 13 de abril, no es casualidad. El fundador de este singular país la escogió en honor de Thomas Jefferson. El considerado uno de los fundadores de Estados Unidos nació ese día. Además de la bandera en la que prima el color amarillo/mostaza, Liberland también tiene escudo y un lema: “Vive y deja vivir”.

Su Constitución está compuesta de cuatro capítulos y un total de 18 artículos y el pago de impuestos es a libre elección de los ciudadanos, cuyo censo no se conoce más allá de su fundador, su pareja y su amigo, que, además, fueron los únicos votantes en las elecciones en la que Jedlicka salió elegido presidente.

Sus vecinos, Croacia y Serbia, no se tomaron en serio la fundación de Liberland. (Foto: AP Photo/Darko Vojinovic)
Sus vecinos, Croacia y Serbia, no se tomaron en serio la fundación de Liberland. (Foto: AP Photo/Darko Vojinovic)

Aunque su web sigue activa años después y se puede solicitar la ciudadanía, de momento el éxito como nación no les ha llegado. Tampoco el reconocimiento. La vecina Croacia tachó de “chiste” su fundación y Serbia lo calificó de un “acto de frivolidad”. Han pasado siete años de aquello y el reconocimiento internacional sigue sin llegar pese a que se enviaron solicitudes a varios países. El único en responder, cuenta la BBC, fue Sudán del Norte.

A día de hoy, Liberland cuenta en Facebook con un grupo no oficial y público con más de 14.000 seguidores que está administrado por el propio fundador del país.

Más historias que te pueden interesar:

EN VÍDEO | Jersón clama victoria tras la retirada rusa: la bandera ucraniana ondea en edificios públicos