REPORTAJE-Internet, foro en EEUU para abandonar niños extranjeros adoptados

Todd y Melissa Puchalla intentaron durante más de dos años criar a Quita, una adolescente conflictiva de Liberia que habían adoptado. Cuando decidieron que no podían más, pusieron un anuncio en Internet y en menos de dos días hallaron nuevos padres adoptivos para la joven de 16 años. Imagen de Quita Puchalla, ya con 21 años, posando fuera de su apartamento en Milwaukee, Wisconsin, el pasado mes de mayo. REUTERS/Jeffrey Phelps

KIEL, EEUU (Reuters) - Todd y Melissa Puchalla intentaron durante más de dos años criar a Quita, una adolescente conflictiva de Liberia que habían adoptado. Cuando decidieron que no podían más, pusieron un anuncio en Internet y en menos de dos días hallaron nuevos padres adoptivos para la joven de 16 años. Nicole y Calvin Eason, una pareja de treintañeros del estado de Illinois, respondieron rápidamente. En correos electrónicos, Nicole aseguró a Melissa que podría manejar a la muchacha. "La gente que me conoce cree que soy maravillosa con los niños", escribió. Unas semanas después, el 4 de octubre de 2008, los Puchalla condujeron desde su casa en Wisconsin a Westville, en Illinois. La entrega de la adolescente ocurrió en el Country Aire Mobile Home Park, un recinto de caravanas donde vivían los Eason. No hubo abogados ni tampoco funcionarios de los servicios sociales. Los Puchalla simplemente firmaron una declaración ante un notario, entregando la custodia de Quita a unos desconocidos. La visita duró unas horas. Era la primera y la última vez que las parejas se verían las caras. Para Melissa Puchalla, los Eason "parecían maravillosos". Pero si hubiera investigado un poco, quizás habría descubierto lo que Reuters supo: * Unos años antes, las autoridades habían quitado a Nicole Eason la custodia de sus dos hijos biológicos. Un asistente de alguacil escribió que la pareja tenía "tendencias violentas". * El único documento oficial demostrando su capacidad como padres, en teoría escrito por un trabajador social que visitó el hogar de los Eason, era falso y fue creado por ellos mismos. * Nicole Eason y otro hombre, Randy Winslow, habían adoptado en 2006 un niño de 10 años anunciado por Internet. Más tarde Winslow fue arrestado y cumple ahora una condena de 20 años en una prisión federal por enviar y recibir pornografía infantil. En la primera noche de Quita con los Eason, sus nuevos tutores la invitaron a dormir con ellos en la misma cama, recuerda hoy la muchacha. Los Eason dicen que jamás compartieron la cama con ningún niño bajo su custodia, pero la joven tiene recuerdos muy nítidos: Nicole, dice, durmió desnuda. Unos días después de dejar a Quita allí, Melissa Puchalla no lograba localizar a los Eason y no tenía idea de cómo estaba la muchacha. Las autoridades tardaron unas dos semanas en localizarla, sacarla de casa de los Eason y enviarla de vuelta a Wisconsin, sola en un autobús. Las autoridades de Illinois, Wisconsin o Nueva York no hicieron nada más. MERCADO NEGRO Cuando llegó a Estados Unidos, Quita pensó que había llegado a "un lugar más bonito, un lugar más seguro. Pero acabó no siendo así", dice hoy. "Terminó siendo una pesadilla". La adolescente acabó cayendo en el mercado negro de adopciones de menores de Estados Unidos, una red donde padres desesperados buscan nuevos hogares para niños que se arrepintieron de haber adoptado. Igual que Quita, que hoy tiene 21 años, esos pequeños despreciados son normalmente víctimas de una adopción internacional que salió mal. A través de grupos de Yahoo y Facebook, padres adoptivos y otras personas anuncian a los niños no queridos y los entregan a extraños, en un proceso con poco o ningún escrutinio del Gobierno que a veces es ilegal, según reveló una investigación de Reuters. Es un mercado que en gran parte no está regulado y donde las necesidades de los padres generalmente se ponen por delante del bienestar de los huérfanos que trajeron a Estados Unidos. Un funcionario del Gobierno alertó a trabajadores de los servicios de protección de la infancia que la práctica está "poniendo a los niños en grave peligro". Y aún así, no hay leyes específicas para afrontar el asunto y ningún organismo gubernamental supervisa los grupos de adopción en Internet. La práctica se llama "realojo privado", un término que se usa para las personas que buscan nuevos hogares para sus mascotas. Y a juzgar por las solicitudes publicadas en uno de ocho foros con anuncios de este tipo en Internet, las comparaciones son asombrosos. "Nacido en octubre de 2000, este apuesto niño, 'Rick', fue traído hace un año de India, es obediente y deseoso de agradar", dice uno de los anuncios. Una mujer que dijo ser de Nebraska ofreció un niño de 11 años que había adoptado en Guatemala. "Me avergüenza totalmente decirlo, pero ¡odiamos absolutamente a este niño!", escribió en un mensaje en julio de 2012. Reuters analizó 5.029 mensajes publicados en un período de cinco años en una web de anuncios por Internet en Yahoo. De promedio, se anunciaba un nuevo niño cada semana. La mayor parte tenían entre 6 y 14 años y fueron adoptados en el extranjero, en Rusia, China, Etiopía o Ucrania. El más joven tenía 10 meses. Un participante se refirió a estos foros como "'granjas' donde seleccionar niños". GRAFICOS: -- Niños extranjeros adoptados en EEUU: http://j.mp/13BRLwM -- Huérfanos destinados hacia EEUU: http://j.mp/1cZFpkU -- Perfil de niños anunciados en el foro: http://j.mp/13BSRbQ Un niño de 10 años de Filipinas y otro de 13 años de Brasil fueron anunciados tres veces cada uno. Lo mismo ocurrió con una niña de Haití, ofrecida para realojo a los 14, 15 y 16 años. "Se la hubiera entregado a un asesino en serie. Así de desesperada estaba", escribió una madre sobre su hija de 12 años en un mensaje colgado en marzo de 2012. Tras enterarse de los hallazgos de Reuters, Yahoo actuó con rapidez y desactivó Adopting-from-Disruption, un foro de seis años de antigüedad. Una portavoz de la empresa dijo que la actividad del grupo violó el acuerdo de términos de servicio de la compañía. Yahoo desactivó después otros cinco grupos que Reuters señaló. Un foro similar en Facebook, Way Stations of Love, continúa activo pero privado. Una portavoz de la red social dice que la página muestra "que Internet es un reflejo de la sociedad". Algunos niños realojados han sufrido abusos graves. Una niña adoptada en China y luego enviada a un segundo hogar dijo que la obligaron a cavar su propia tumba. Otra adolescente adoptada en Rusia contó como un chico en una casa orinó sobre ella después de mantener relaciones sexuales. Ella tenía 13 años y fue realojada tres veces en seis meses. "Hay cientos de personas buscando nuevos hogares para sus niños", dice Glenna Mueller, una madre adoptiva que anunció en Internet a su hijo de 10 años. Los padres que ofrecen a sus niños en Internet dicen tener pocas opciones. En los foros, aseguran que los hijos se volvieron abusivos y violentos, aterrorizándolos a ellos y a otros niños en la casa. "Es demasiado difícil de entender para la gente", dijo Tim Stowell, un padre adoptivo que creó el grupo de Facebook el año pasado. PELIGROS DESCONOCIDOS Como los realojos privados suelen evitar al Gobierno, el único veto a las futuras familias lo hacen los padres que quieren deshacerse de los niños. Eso aumenta el peligro de que los chicos puedan caer en manos de gente peligrosa. En el grupo analizado por Reuters, más de la mitad de los niños fueron descritos como con alguna necesidad especial. Cerca del 18 por ciento tenían una historia que incluía abuso sexual o físico. "Si uno anuncia detalles de cosas como su abuso de sustancias o comportamiento sexual, eso supone mostrar una bandera roja" para los depredadores, dice Michael Seto, experto en abuso sexual infantil del Royal Ottawa Health Care Group en Canadá. En julio de 2006, horas después de publicar un anuncio de un niño de 10 años que había adoptado fuera del sistema legal estadounidense, Glenna Mueller conoció a Nicole Eason y su amigo Winslow en la puerta de un hotel cerca de su casa en Appleton, Wisconsin. Mueller les entregó el niño junto a una nota. "Quería que el chico desapareciera", dice la mujer, antigua empleada de una guardería. Pocos meses después, recuperó el niño después de que un asistente social de Wisconsin le dijo que podía ser arrestada por no haber implicado a las autoridades en el traspaso de la custodia, recuerda. El chico luego le contó que había pasado la mayor parte del tiempo en Illinois con Winslow. Documentos judiciales muestran que Winslow, que en esa entonces tenía 41 años, vendió pornografía infantil durante el período que tuvo consigo al niño en Illinois. Meses después de la partida del chico, Winslow alardeó en un chat sobre el abuso de menores y explicó cómo mantenerlo todo en secreto: "Simplemente hay que criarlos pensando que están bien y que no le digan a nadie", escribió en una conversación con un agente federal encubierto. Actualmente preso en Elkton, estado de Ohio, Winslow declinó los pedidos de entrevista. El chico cumplió 18 años hace unos días, pero sus padres adoptivos prefirieron que no hablara en una entrevista. EXIGUAS GARANTIAS Hay una posible defensa para los niños: un acuerdo entre estados llamado Pacto Interestatal para la Colocación de Niños, o ICPC. El convenio establece que si un niño es trasladado a otro estado, los padres que lo reciben y los que lo entregan deben notificar a las autoridades de ambos estados. De ese modo, los padres adoptivos pueden ser vetados. No fue hasta enero de 2011 que un funcionario responsable de la supervisión del ICPC advirtió sobre el "grave peligro" de la red en Internet. En una alerta a nivel nacional, un administrador del convenio advirtió de que los padres adoptivos estaban enviando a niños a vivir con personas que conocían por Internet. La práctica, escribió, "pone a los chicos en peligro sustancial". A pesar de la urgencia, el responsable, Stephen Pennypacker, dice que los estados no pueden controlar ese tipo de traslados de custodias. Los niños adoptados internacionalmente son especialmente susceptibles de ser realojados. Reuters descubrió que al menos el 70 por ciento de los niños ofrecidos en el foro de anuncios de Yahoo eran publicados como nacidos en el extranjero. Los estadounidenses han adoptado unos 243.000 niños procedentes del exterior desde finales de la década de los 90, pero ninguna autoridad registra sistemáticamente lo que sucede con esos chicos una vez que llegan al país. Entregas como las que implicaron a Nicole Eason, la mujer que desapareció con Quita y recibió al niño de 10 años en el aparcamiento del hotel, puede que nunca lleguen a registrarse. A pesar de su problemático historial, Eason tuvo éxito en la adopción de al menos seis niños a través de Internet. En 2000, según un informe de las autoridades en Massachusetts, su hija biológica de nueve meses fue llevada por los servicios sociales después de que fuera ingresada en un hospital con una fractura de fémur "para la cual los padres no tuvieron explicación". En 2002, casi una semana después del nacimiento del segundo hijo de Nicole, autoridades de Carolina del Sur le quitaron la custodia del recién nacido a los Eason, según registros de la oficina del alguacil. Las autoridades citaron la investigación que hicieron sobre la negligencia de la familia Eason en Massachusetts y las condiciones "deplorables" del hogar de la pareja en Carolina del Sur. "Los padres tienen problemas psiquiátricos severos y también tendencias violentas", indicó un asistente del alguacil en un informe con fecha de marzo de 2002. En entrevistas con Reuters, la familia Eason indicó que los dos hijos de Nicole han vuelto a vivir con ellos. Pero según confirmaron autoridades de Carolina del Sur y Massachusetts, la pareja nunca volvió a recuperarlos. Eason describió su estilo de crianza de la siguiente manera: "Tío, solo sé un poco malo, ¿vale? (...) Te voy a amenazar con lanzarte un cuchillo, lo haré. Te voy a perseguir con una manguera". Cuando se le pidió que explicara por qué las autoridades de dos estados dicen que sus hijos fueron retirados de manera permanente de su hogar, Nicole Eason dijo que alguien estaba mintiendo. "No he tenido problemas con los servicios sociales", aseguró. "Eso es lo que aseguro". /Por Megan Twohey/