Repasamos la vida de Humberto Janeiro

Por Diezminutos.es
·4 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

From Diez Minutos

Duro golpe para la familia Janeiro. El clan se encuentra de luto tras haber perdido a su patriarca, Humberto Janeiro que fallecía a los 76 años tras un fallo multiorgánico. El padre de Jesulín de Ubrique llevaba varios días ingresado en el Hospital de Jerez de la Frontera por unas complicaciones en unas úlceras en el pie, consecuencia de la diabetes que padecía, y que se le complicaron con una isquemia. Finalmente, el padre del torero no pudo superar este último bache en su salud, dejando desolada a su familia que tenía esperanzas de que Humberto saliese adelante.

Photo credit: gtres
Photo credit: gtres

Pero, ¿quién era Humberto Janeiro? Aunque en los últimos años ha mantenido un perfil mediático bajo, hubo una época en el clan Janeiro era muy asiduo a los platos de televisión. La finca Ambiciones era un lugar de peregrinaje y de interés nacional. El patriarca se convirtió también el administrador de la finca, un cargo que tras el accidente que casi le costó la vida a Jesulín de Ubrique, le trajo muchos quebraderos de cabeza a Humberto y resquebrajo la relación con sus hijos que estaba rota en los últimos años.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Un accidente que marcaría su vida

Humberto Janeiro llegaba al mundo el Día de Todos los Santos en 1943. Siempre fue un niño muy travieso, con nueve años se cayó de una roca y tuvo que permanecer durante tres años escayolado. Esta lesión en la cadera le terminaría produciendo finalmente una minusvalía. Estuvo muchos años con muletas y recibiendo clases en casa hasta los doce años volvió a ir al colegio. Finalmente consiguió poder volver a andar sin ayuda y con 15 años comenzó a trabajar en una fábrica especializada en pieles en la que trabajaba un tío, tal y como cuenta en sus memorias.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Amor a primera vista

Tras reunir el dinero suficiente, montó su propio taller en el que estuvo trabajando hasta los 25 años. Durante esos años conoció a Mari Carmen Bazán, de la que se enamoró perdidamente. La vio en una tienda a la que iba a comprar con frecuencia y se quedó prendado de ella. No era de Ubrique, la madre de Jesulín era de el Bosque, una localidad cercana. Humberto, rápidamente le ofreció trabajar en su taller, aunque más tarde Camen Bazán encontraría un trabajo fijo en Telefónica. Una oportunidad laboral que permitía a Humberto Ubrique emigrar a trabajar a un laboratorio en Suiza.

Tras ahorrar el dinero suficiente, volvió a España para ampliar los horizontes de su fábrica en la que tuvo hasta 500 personas trabajando. El 4 de noviembre de 1971 Humberto Janeiro y Mari Carmen Bazán pasaron por el altar en una ceremonia íntima en el que Isabel Janeiro,la hermana de Humberto, y su marido ejercieron de padrinos. Pasaron la luna de miel en Barcelona.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Una familia unida

Tras el enlace, nació el primero de mis hijos Humberto, que nació en Jerez en 1972. Sus otros tres hijos nacieron en Ubrique, Jesús (más conocido como Jesulín) nació en 1974, después llegarían Carmen y Víctor. El patriarca fue siempre una persona con las ideas claras que intento llevar la vida de sus hijos por el mejor camino. El empresario contó en sus memorias que cuando su hijo mayor cumplió ocho años ya tenía en mente que tenía que ser piloto y así fue.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Con Jesulín de Ubrique fue diferente. Con sólo cuatro años ya tenía clara la profesión de su hijo, iba a ser torero. Su padre era empresario taurino, de ahí heredó su pasión por los toros y con sólo cuatro años comenzó a llevar a Jesulín a la plaza. En 1981 su pasión por los toros le llevó a llevar la plaza de toros de Ubrique.

El sueño de Humberto de Janeiro

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Aunque Jesús tenía muy claro que le gustaban los toros, también era muy aficionado al fútbol. El joven comenzó toreando una becerra sin cuernos que le costó 25.000 pesetas para que su hijo Jesús practicara con tan solo 10 años. Como hasta los 16 años no podía torear, su padre falsificó algunos documentos que le acreditasen poder torear. Y ahí comenzó la carrera de Jesulín de Ubrique que se convirtió en uno de los toreros más populares. Los ingresos eran cuantiosos y su padre fue siempre el encargado de administrar el dinero de su hijo.

Con gran parte del dinero que había ingresado Jesulín, a finales de los 80 compraron la finca de Ambiciones por 75 millones de pesetas. Fue en ese momento en el que Humberto se convirtió en el patrón de Ambiciones, llevando el patrimonio familiar y la finca de 140 hectáreas.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Su salida de Ambiciones

Aunque mucho se ha especulado que fue desterrado de Ambiciones, eso no fue así. Fue Humberto Janeiro el que quiso salir de la finca pues el juez dictaminó tras su divorcio que Ambiciones era tan grande que ambos podían vivir ahí. Fue en 2005, dos años después del divorcio de Carmen Bazán. Los dos comenzaron a hacer vidas por separados y él encontraría el amor en Camila Naranjo, la persona que ha estado a su lado en sus últimos años de manera incondicional.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres