¿Qué rentas se beneficiarán de la nueva ayuda del Gobierno por la subida de hipotecas?

Relator giving house keys to new owner hands close-up
Relator giving house keys to new owner hands close-up

Relator giving house keys to new owner hands close-up

El Gobierno ya está cerrando los últimos flecos junto a la banca para alcanzar un acuerdo por el plan de ayuda a los hipotecados afectados por el aumento del euríbor, según ha adelantado El País.

El equipo de la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, está trabajando para lograr un paquete amplio que permita rebajar las tensiones económicas que están sufriendo las rentas medias.

Pero, según informa El País, ese objetivo podría no cumplirse por la postura adoptada por el sector financiero, ya que advierten que podría haber un impacto negativo en el acceso al crédito y las cuentas de cada compañía.

Las rentas medias se quedan fuera

Salvo sorpresa de última hora, las exigencias del sector financiero obligarán al Ejecutivo central a ceder y las familias con rentas medias se quedarán fuera de la actualización del Código de Buenas Prácticas y del mecanismo alternativo transitorio.

Según los datos del INE, se trata de aquellas personas que ganan alrededor de 30.500 euros anuales. El umbral de ingresos no se tocará y será el de tres veces del IPREM, unos 25.200 euros al año desde 2023.

Fuentes financieras reconocen desde hace semanas a El País que “el código ha demostrado que funciona bien”. “Lo que se trata es de ajustarlo a las circunstancias actuales, que son diferentes a las de la Gran Recesión”, añaden.

Los posibles criterios a cumplir

Cualquier persona que quiera disfrutar del catálogo de medidas que el Gobierno prevé sacar adelante, deberá cumplir con varios requisitos que fijarán la banca y el Ejecutivo central.

Los ingresos de la unidad familia no deberán superar los 25.200 euros, anteriormente mencionados, y que haya sufrido una alteración significativa de su situación económica. También deberá cumplirse que los solicitantes paguen más del 50% de los ingresos netos del hogar en la hipoteca.

Unos pasos a seguir que todavía pueden ser modificados hasta el momento en el que se confirme el acuerdo, mientras Nadia Calviño espera que las medidas estén en marcha a partir del 1 de enero.

“Les hemos dado esta semana para cerrar un conjunto de instrumentos que puedan servir para dos situaciones: por una parte, mejorar y ampliar el ámbito del código de buenas prácticas que ya existe para colectivos y familias más vulnerables, que tengan niveles de renta más bajos, aquellas para las que el pago de la hipoteca suponga un porcentaje más importante dentro de su renta mensual”, señaló este miércoles.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR