Un remedio medieval para infecciones modernas

Javier Peláez
·4 min de lectura
Un texto médico de la Edad Media ofrece pistas para nuevos tratamientos contra bacterias modernas
Un texto médico de la Edad Media ofrece pistas para nuevos tratamientos contra bacterias modernas

Tenemos un grave problema con la denominada “resistencia microbiana”. Nos estamos quedando sin defensas eficaces que puedan hacer frente a las, cada vez más numerosas, cepas de bacterias que son resistentes a los antibióticos que usamos en la actualidad. El problema es tan grave que la propia Organización Mundial de la Salud estima que para el año 2050 habrá más muertes relacionadas con superbacterias resistentes que por cáncer. Por supuesto, existen incontables equipos científicos que trabajan cada día para encontrar nuevos antibióticos, lo que convierte este reto en una nueva carrera entre el conocimiento y la evolución natural de las bacterias.

Una de las citas más conocidas sobre el avance de la ciencia se la debemos a Isaac Newton que, parafraseando al escolástico Bernardo de Chartres, escribía en una carta a Robert Hook diciendo que “si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes”. La frase se ha convertido en el mejor ejemplo de que nuestro conocimiento solo crece utilizando los logros de aquellos que nos precedieron. Este sin duda ha sido el espíritu de los investigadores de la Universidad británica de Warwick al publicar esta semana una nota de prensa con el sugerente título de “Un remedio medieval podría proporcional nuevos tratamientos para infecciones de hoy en día”. El estudio ha sido publicado también en Scientific Reports de Nature y nos habla de elementos tan sencillos como ajo, cebolla, o vino para hacer frente a infecciones microbianas.

El equipo de investigación de AncientBiotics se estableció en 2015 y es un grupo interdisciplinario de investigadores que incluye microbiólogos, químicos, farmacéuticos, analistas de datos e historiadores expertos en la Edad Media. Esta curiosa mezcla de campos ha conseguido reconstruir un antiguo remedio, denominado colirio de Bald”, a base de ingredientes tan comunes como ajo, cebolla, vino o vinagre y ácidos biliares.

El colirio de Bald se compone de ajo, cebolla, vino y ácidos biliares
El colirio de Bald se compone de ajo, cebolla, vino y ácidos biliares

El objetivo de este equipo AncientBiotics es estudiar plantas y otros materiales naturales utilizados en remedios para infecciones históricas en busca de tratamientos y elementos que ayuden al desarrollo de antibióticos más efectivos. A partir de un texto encontrado en la Biblioteca nacional británica y con más de mil años de antigüedad, el equipo ha reconstruido este “colirio de Bald” y ha estudiado sus posibles aplicaciones farmacológicas.

En el artículo publicado en Scientific Reports, los investigadores afirman que este compuesto posee una actividad antibacteriana prometedora, aplicable a un rango de patógenos muy amplio que incluye bacterias como Acinetobacter baumannii, Stenotrophomonas maltophilia, Staphylococcus aureus, Staphylococcus epidermidis o Streptococcus pyogenes. En general, los autores explican que la eficacia de este colirio se puede extender a numerosas infecciones asociadas a biopelículas, es decir comunidades de bacterias que producen una capa extracelular protectora y que son especialmente persistentes a los antibióticos.

En un principio lo lógico sería pensar que el ajo es el principal responsable de esta acción antibacteriana ya que contiene alicina, un compuesto azufrado que posee diversas actividades farmacológicas de interés. Sin embargo, los autores explican que el ajo por sí mismo no tiene actividad contra las biopelículas y por tanto la actividad anti-biofilm del colirio de Bald que han descubierto no puede atribuirse a un solo ingrediente sino que requiere la combinación de todos los ingredientes para lograr la plena actividad.

Es una labor casi alquímica en la que los investigadores han probado durante los últimos años diferentes mezclas y cantidades hasta encontrar las dosis adecuadas de cada elemento. La doctora Freya Harrison, una de las responsables del estudio en la Universidad de Warwick, considera en EurekAlert que “el descubrimiento futuro de antibióticos a partir de productos naturales podría mejorarse al estudiar combinaciones de ingredientes, en lugar de plantas individuales o compuestos. Los resultados publicados apuntan a que esta combinación podría servir para nuevos tratamientos en heridas infectadas o en úlceras diabéticas de pies y piernas”.

Las pruebas realizadas en el estudio se han realizado en laboratorio y modelos animales: los resultados muestran que el colirio no causó daño a las células humanas ni a los ratones por lo que se podría desarrollar un tratamiento antibacteriano seguro a partir del remedio y comprobar su eficacia en posteriores fases e investigaciones.

Otros artículos sobre medicina que te interesarán:

Referencias científicas y más información:

University of Warwick “Medieval medicine remedy could provide new treatment for modern day infections” EurekAlert

Furner-Pardoe, Jessica, et al. “Anti-Biofilm Efficacy of a Medieval Treatment for Bacterial Infection Requires the Combination of Multiple Ingredients”. Scientific Reports, Nature, DOI:10.1038/s41598-020-69273-8.