Un Rembrandt escondido en un pequeño pueblo francés

·1 min de lectura

El tranquilo pueblo de Mas d'Agenais, situado en la región francesa de Aquitania, es hogar de una obra maestra del siglo diecisiete. Y es que la iglesia de este pequeño municipio alberga ni más que menos que un "Cristo en la cruz" pintado por el genio holandés Rembrandt.

Arnaud Petit, concejal de la ciudad, confiesa que para él es muy especial ver este cuadro, pero que el hecho de que esté en un pueblo de al rededor de 1 500 habitantes es algo "extraordinario". Petit explica que el cuadro fue comprado por un oficial del ejército que servía bajo el mando de Napoleón, en Dunquerque, en 1804; y que un año después lo donó a esta parroquia, dónde él había nacido.

La obra ha estado expuesta aquí prácticamente sin vigilancia durante unos 200 años. Recientemente se han tomado medidas de seguridad para protegerla.

El concejal afirma: "El cuadro está ahora en una vitrina blindada, con cristales reforzados. También hemos instalado cámaras de seguridad. El cristal está dotado de una alarma. También controlamos la temperatura y la humedad".

En 1960, los restauradores del Louvre, en París, autentificaron la obra, ya que encontraron las iniciales de Rembrandt y el año 1631 en el cuadro

Desde entonces, Mas d'Agenais dejó de ser un pequeño pueblo francés, a ser una parada imprescindible para los amantes del arte europeo.