Relata con crudeza su experiencia tras recibir un pinchazo en pleno concierto de Melendi

Los pinchazos en zonas de ocio nocturno se siguen produciendo semana tras semana en España. Los últimos casos se han registrado en la localidad de El Puerto de Santamaría, Cádiz, donde tres chicas han denunciado haber sido víctimas de esta práctica este fin de semana. Precisamente, una de ellas ha relatado con crudeza su experiencia, que se produjo en pleno concierto de Melendi.

“En cuanto estamos saliendo por la puerta, yo noto un leve pinchazo en la zona del muslo pero no le doy importancia. En cuestión de 5 o 10 minutos, me desplomo encima de él con los ojos vueltos, completamente inconsciente”, explica Érika en un vídeo que ha publicado ella misma en su perfil de TikTok.

Afortunadamente, Érika se encontraba junto a su pareja. Tras ello, el chico alertó inmediatamente a la Cruz Roja y la trasladaron al hospital de El Puerto de Santamaría donde la atendieron y le hicieron las pruebas pertinentes para determinar lo que había pasado. Ella permaneció inconsciente durante unos 45 minutos y no recuerda nada de lo ocurrido.

En el centro sanitario, los servicios médicos pusieron en marcha el protocolo previsto para este tipo de casos, que consiste en la extracción de sangre, orina y una exploración corporal para encontrar la herida de la aguja. Todo ello confirmó que se trataba de un pinchazo pero los análisis no detectaron ninguna sustancia extraña ni droga en el cuerpo de la joven. Posteriormente, recibió el alta e interpuso una denuncia en el juzgado de guardia.

En un segundo vídeo, Érika lamenta la falta de seguridad a la entrada del concierto y explica que no le revisaron ni el bolso. También, expresa la suerte que tuvo de ir acompañada porque, de haber ido sola, habría quedado a merced de su agresor en tan solo cinco minutos y añade que esta experiencia está siendo un “infierno” tanto para ella como para su familia. Finalmente, lamenta que a día de hoy sigan sucediendo este tipo de ataques.

Como no podía ser de otra manera, el vídeo ha generado multitud de reacciones de usuarios que se muestran indignados tras escuchar el crudo relato de Érika y consideran vergonzoso que las mujeres tengan que salir con miedo a la calle a estas alturas.