Rejuvenciendo ratones ancianos

En la imagen se pueden observar a dos ratones de envejecimiento rápido. El ratón de la izquierda ha recibido el nuevo tratamiento, y por eso muestra un pelaje más denso y lustroso.
Crédito: Peter L.J. de Keizer

Curar la vejez, paliar los estragos del tiempo, es un objetivo de la medicina desde los inicios de la civilización. Si es buena idea o no daría para un largo debate, pero la realidad es que la ciencia va avanzando en este camino. ¿El último ejemplo? Un artículo reciente que explica cómo una pequeña molécula puede ayudar a revertir problemas de la edad como la falta de vitalidad, la calvicie o incluso el funcionamiento de los riñones. De momento, en ratones aunque la idea es replicarlo en humanos.

La idea de partida es sencilla: al llegar a un determinado punto en sus vidas, las células dejan de cumplir sus funciones. Pero en lugar de morir, permanecen en los tejidos impidiendo que se regeneren. La molécula con la que trabajan los investigadores es un péptido – una proteína de pequeño tamaño – que se encarga precisamente de eso, de que las células “viejas” desaparezcan.

[Te puede interesar: Por qué dormimos peor al hacernos viejos, y dónde está el botón que nos manda a dormir]

Entrando un poco más en detalle, lo primero que hace falta es explicar qué ocurre con estas células “caducadas”. Cada línea celular – todas las células que derivan de una original – pasan por diversos estadíos. El último se conoce como senectud, y al llegar a él las células han perdido la capacidad para funcionar de manera correcta. Esto se traduce en problemas como la alopecia, la falta de tono muscular o fallos renales – del riñón.

Si esto ocurriese en todo momento, el organismo tendría un serio problema. En células que no han llegado a la senectud la solución pasa por la acción de una proteína llamada p53. Cuando esta molécula actúa la célula entra en apoptosis, o suicidio celular controlado.

[Te puede interesar: Crean un embrión de ratón a partir de células madre]

Pero al llegar a la senectud, las células producen otra proteína, llamada FOXO4. Y su función es sencilla: evita que la proteína de suicidio – la p53 del párrafo anterior – cumpla su función. Explicar el por qué nos llevaría a un largo debate, pero es así como funciona.

Bien, pues lo que han hecho los investigadores es interferir en la comunicación. El péptido que han empleado hace que la FOXO4 – la proteína “antisuicidio” – y la p53 no se entiendan, y por lo tanto el mensaje no llegue. Es decir, que la p53 haga que la célula programe su muerte.

Al quedar vacío el espacio de la célula en estadío de senectud, las células “jóvenes” de alrededor ocupan su espacio. Y éstas aún cumplen perfectamente su función, con lo que no se pierden propiedades. Incluso, tal y como demuestra el artículo, se puede revertir el proceso. Se puede rejuvenecer el tejido, volviendo a su potencial.

Lo que se traduce en que el pelo vuelve a crecer en zonas con alopecia, el músculo recupera su funcionalidad y el riñón vuelve a filtrar como debería. Lo que no se consigue – o al menos no aún – es alargar el tiempo de vida. Si en un tejido hay muchas células en estadío de senectud, ninguna línea celular puede ocupar el hueco que dejan las que van muriendo.

[Te puede interesar: Logran cultivar células nerviosas humanas en ratones]

Todo lo explicado hasta ahora funciona en ratones. Tanto en aquellos que han envejecido de manera natural como en estirpes manipuladas para alcanzar la vejez de manera anticipada. Y de momento, sin que se hayan podido comprobar efectos adversos. Además, el mecanismo de aplicación del tratamiento es sencillo: un pequeño pinchazo tres veces por semana.

La idea de los investigadores es llevar esta técnica a la medicina. Es decir, emplearlo en humanos. Ya han dado los primeros pasos – experimentos en líneas celulares – y tienen a punto un protocolo para probarlo en voluntarios, pacientes con un tipo de tumor cerebral incurable en el que la FOXO4, la proteína “antisuicidios”, juega un papel fundamental. Habrá que esperar a ver los resultados para comprobar si da los resultados esperados.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines