Reino Unido reversa controvertida propuesta de reducción de impuestos a los más ricos

La nueva primera ministra británica, Liz Truss, y el ministro de Finanzas, Kwasi Kwarteng, dieron marcha atrás este lunes 3 de octubre a su polémico plan para eliminar la tasa máxima del impuesto sobre la renta, en medio de la lluvia de críticas que recibieron incluso de su propio partido.

No había sido discutida y la propuesta del Gobierno británico de recortar a 40% el tope del 45% al impuesto de renta para los más ricos del país ya tuvo que ser desechada, un revés que no llega en un buen momento para la nueva primera ministra Liz Truss.

Argumentando que el furor por la iniciativa los estaba distrayendo de sus planes económicos más amplios, el ministro de Finanzas, Kwasi Kwarteng, aseguró este lunes 3 de octubre que la decisión se había tomado con "humildad y contrición".

Este recorte, que forma parte de un paquete más amplio de medidas económicas, había sido blanco de críticas por parte de algunos legisladores que opinan que el gasto público y de bienestar iba a recortarse para financiar los menores impuestos a los más ricos.

Desde que fue anunciado el plan, hace menos de dos semanas, los inversionistas, acostumbrados a que Gran Bretaña sea un pilar de la comunidad financiera mundial, reaccionaron horrorizados: vendieron activos británicos a tal ritmo que la libra tocó un mínimo histórico frente al dólar y el Banco de Inglaterra tuvo que intervenir para evitar el colapso de los fondos de pensiones.

La falta de confianza afecta a Liz Truss y su gabinete

Elegidos por los miembros del partido, pero no por el público en general, Truss y Kwarteng buscan sacar a la economía de una década de estancamiento del crecimiento con un plan muy al estilo de los años 80 que reduce impuestos y flexibiliza la regulación, a costa de grandes préstamos.

Sin embargo, su mal recibido plan y la decisión de recular podrían poner a Truss y Kwarteng bajo una presión aún mayor y amenazar a la estabilidad política en un país que ha tenido cuatro primeros ministros en los últimos seis años.

El fracaso en uno de los puntos del que ha sido presentado como un “mini-presupuesto” es el plato fuerte de este lunes en el congreso anual del Partido Conservador en la ciudad inglesa de Birmingham.

En su comparecencia ante otros miembros del Gobierno y la base conservadora, Kwarteng afirmó que el revuelo causado por su iniciativa de recortar los impuestos a los más adinerados ha sido "una distracción" y "una pequeña turbulencia", que no debe impedir sacar adelante el resto de la estrategia gubernamental.

Con Reuters, AP y EFE