El Reino Unido pone a prueba el Brexit en el primer día laborable de 2021

Nick McAVANEY, con Anna CUENCA en Londres
·4 min de lectura

El Reino Unido superó sin dificultades el lunes, primer día laborable desde su salida definitiva de la Unión Europea, la puesta a prueba de sus preparativos posbrexit, en particular en el Canal de la Mancha, donde el tráfico no alcanzó sin embargo los niveles habituales.

El país cortó totalmente sus lazos con la UE el jueves por la noche, pero con el escaso tráfico en sus fronteras durante las fiestas de fin de año, no hubo muestras de las tan temidas perturbaciones en sus puertos, donde los funcionarios de aduanas comenzaron a implementar nuevos trámites tras décadas de comercio abierto con el continente.

Y el lunes la situación no cambió pese a que emprendieron la travesía más camiones, cargados con los productos de gran consumo que el país importa mayoritariamente, en particular por Dover, en el sureste de Inglaterra, el puerto más concurrido de Europa para carga rodada.

Pero en su terminal de transbordadores, que en 2019 vio pasar 2,4 millones de vehículos pesados, el tráfico el lunes, aunque fluido, fue aún muy inferior al trasiego anterior.

Según una portavoz de la compañía de ferris DFDS --que opera los transbordadores desde Dover al puerto francés de Calais-- el número de vehículos en los dos primeros días de 2021 se redujo a más de la mitad respecto al mismo periodo de 2020.

"Como esperábamos, el tráfico ha sido mucho menor que el año pasado", confirmó Chris Parker, responsable de la compañía, a la BBC, precisando que prevén un nuevo aumento "en las próximas una o dos semanas".

Según cifras oficiales del puerto, 2.237 vehículos de gran tonelaje pasaron por Dover el viernes, 673 el sábado y 914 el domingo.

"El tráfico ha seguido fluyendo sin problemas por el puerto desde que terminó el periodo de transición del Brexit, el 31 de enero", afirmó un portavoz. Así, queda aún por verse si los preparativos realizados por las autoridades británicas bastarán para hacer frente a la situación cuando las cargas vuelvan a los niveles habituales.

- Nuevos trámites administrativos -

El éxito de esta operación es crucial para el primer ministro Boris Johnson, muy criticado por su gestión de la pandemia de coronavirus que ya ha matado a más de 75.000 personas en el país, y la amenaza que el Brexit supone para la unidad bajo la presión de los independentistas escoceses.

La primera ministra Nicola Sturgeon presiona al ejecutivo para que le conceda el derecho a celebrar un nuevo referéndum de independencia y, en caso de victoria, prometió que Escocia, que había votado en un 62% contra el Brexit en 2016, se reunificaría con la Unión Europea.

El acuerdo comercial firmado en Nochebuena entre Londres y Bruselas, una semana antes de que finalizara el periodo de transición posbrexit, evitó los aranceles y las cuotas en su comercio bilateral, que amenazaban con caóticas consecuencias para una economía británica ya muy golpeada por la pandemia.

Ahora, para circular en el condado de Kent, los camioneros que se dirigen a Europa necesitan una autorización, expedida electrónicamente, que demuestre que han realizado los trámites necesarios de antemano.

Los que no la tengan se exponen a multas de hasta 300 libras (334 euros, 410 dólares).

Al gobierno británico le preocupa que los camioneros viajen a Dover sin esta autorización, lo que podría provocar retrasos y bloqueos en el puerto y sus alrededores.

Londres cree que la mayoría de las grandes empresas están preparadas para las nuevas normas, pero es posible que casi la mitad de la pymes no hayan tomado todavía las medidas necesarias para exportar hacia Europa.

Para evitar la congestión, el gobierno instaló enormes aparcamientos en la zona.

Los nuevos trámites aduaneros se suman a la obligación para los camioneros de presentar un test de covid-19 negativo realizado menos de 72 horas antes de cruzar el Canal de la Mancha, una medida impuesta por Francia para evitar casos importados de la nueva cepa de coronavirus, mucho más contagiosa, detectada en Inglaterra.

El departamento de transporte británico anunció 20 nuevos puntos de test en el país durante el fin de semana, que serán seguidos por otros más esta semana.

El objetivo es evitar que se repitan las escenas caóticas ocurridas en torno a Navidad, cuando miles de camiones quedaron bloqueados en el Reino Unido después de que Francia cerrara sus fronteras.

bur-acc/age