Reino Unido: moción de censura podría ser el "principio del fin" para Boris Johnson

·7 min de lectura
AFP - OLI SCARFF

Boris Johnson se enfrentó a la mayor amenaza para su cargo de primer ministro después de que los 54 diputados 'tories' necesarios desencadenaran el lunes la moción de censura. Los analistas esperaban que obtuviera la mayoría necesaria de diputados conservadores por el momento -211 votaron a favor de Johnson el lunes por la noche, 148 en contra-, pero dijeron que la votación en sí misma probablemente indicaba una inminente salida de Downing Street.

Johnson impulsó su inexorable ascenso vinculando a su jovial persona y al poderoso crecimiento del antieuropeísmo conservador desde su primer destello de fama escribiendo divertidas historias, a menudo falsas, sobre Bruselas para 'The Daily Telegraph' hasta el momento en que consiguió el Brexit.

Pero desde que Reino Unido abandonó la UE, los errores y los escándalos han empañado el mandato del primer ministro británico.

La coronación de Johnson fueron las elecciones generales de diciembre de 2019, las del Brexit, que finalmente permitieron el divorcio de la UE, ya que los conservadores obtuvieron su mayor mayoría desde el tercer batacazo de Margaret Thatcher en 1987. "Boris, Brexit y Corbyn" fueron los tres factores dominantes detrás de esta victoria histórica -desafiando las fuerzas de la gravedad política después de los nueve años de los 'tories' en el poder- señaló un artículo en la revista académica 'Parliamentary Affairs'.

Sin embargo, el Brexit ya no anima la política británica, y el izquierdista Jeremy Corbyn ya no lidera el Partido Laborista. La victoria electoral de Johnson en 2019 desterró efectivamente a ambos, dejando su popularidad personal como la única carta que le quedaba por jugar. Y que ahora el 'Partygate' ha hecho que se esfume.

Momento de asombro

Desde que se publicó el informe condenatorio de la alta funcionaria Sue Gray a finales de mayo, los sondeos sugieren que la mayoría del electorado británico quiere que Johnson dimita tras las revelaciones de que él y su personal incumplieron las normas de confinamiento que impusieron al país en 2020 y 2021.

Con especial indignación por las dos fiestas de Downing Street, celebradas la noche anterior al funeral del príncipe Felipe en abril de 2021, en las que la reina Isabel II se sentó sola de acuerdo con las normas de Covid.

El Jubileo de Platino de Isabel II supuso una estruendosa demostración del contraste entre la reverencia a la jefa de Estado y el desprecio al jefe de Gobierno.

Cuando Johnson llegó al servicio de acción de gracias en la catedral de San Pablo en honor a los 70 años de reinado de la Reina el sábado, la multitud que honraba a la monarca recibió a Johnson con una sonada batería de abucheos.

La escena en San Pablo fue un "momento de asombro en la política británica", dijo Jonathan Tonge, profesor de política de la Universidad de Liverpool. "Mostró gráficamente que Johnson se ha convertido en un lastre electoral. Si esas 54 demandas no hubieran llegado antes de los abucheos, seguro que se habrían enviado poco después".

Parece que los conservadores están en camino de descubrir lo que puede ser un lastre electoral para Johnson, a menos que la situación cambie drásticamente. Un sondeo de 'The Sunday Times' pronostica una dura derrota de los laboristas en las elecciones parciales de Wakefield del 23 de junio.

Se espera que la cuota de voto de los conservadores caiga un 19% en este clásico escaño del norte de Inglaterra, donde las tendencias ideológicas cambiantes hicieron que franjas de votantes laboristas se pasaran a los conservadores en las dos últimas décadas, creando una parte crucial de la nueva coalición conservadora.

No parece ser el ganador de las elecciones

En tales circunstancias, los conservadores son bien conocidos por su implacabilidad contra los líderes electoralmente impopulares, un atributo del que se enorgullece el partido político con más éxito electoral del mundo. En 1990, los diputados conservadores llegaron a destituir a Thatcher después de considerar que había permanecido demasiado tiempo en Downing Street para ser reelegida.

Además de realizar este tipo de cálculos fríos, los conservadores se han obsesionado durante mucho tiempo con proyectar una imagen de liderazgo competente para atraer más allá de su base ideológica, lo que hace que el 'Partygate' sea especialmente condenable para Johnson, según Tonge.

"No hay ninguna gran disputa ideológica en juego aquí. Johnson nunca fue ideológico; su única visión ideológica era conseguir el Brexit, e incluso eso era sólo porque intuía que era la forma en que soplaba el viento", dijo Tonge. "Todo es cuestión de competencia, de hacer política, de ganar elecciones, y ahora ha caído en el descrédito y no parece un ganador de elecciones, ése es el gran problema".

Muchos observadores percibieron una falta de disciplina tras las primeras victorias de Johnson. La popularidad del primer ministro cayó después de que tardara en imponer los cierres de Covid en 2020 y después de que renegara del manifiesto conservador para aumentar las cotizaciones a la Seguridad Social a principios de este año.

En medio, una crisis del coste de la vida cada vez más intensa. Pero fue el 'Partygate' el que cambió la dinámica y puso en marcha el instinto de supervivencia conservador.

"Mientras los laboristas sólo iban ocasionalmente por delante en las encuestas, e incluso entonces no por mucho, los diputados que estaban frustrados con Johnson estaban, sin embargo, dispuestos a concederle el beneficio de la duda", señaló Tim Bale, profesor de política en Queen Mary, la Universidad de Londres.

"En las últimas semanas, bajo la presión del 'Partygate' y de la crisis del coste de la vida, ha habido una creciente evidencia de las encuestas y los grupos de discusión de que no va a ser capaz de salvar suficientes de sus escaños en las próximas elecciones para persuadirlos a seguir con él".

Bajo una presión sin precedentes

Johnson ha conservado el apoyo de su Ejecutivo. Algunos de los ministros más destacados (y posibles aspirantes al liderazgo), incluida la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, han expresado su máximo apoyo al primer ministro. Hasta el momento, el ministro más destacado que ha roto filas es el "campeón anticorrupción" de Johnson, John Penrose, un nombre poco conocido.

"Cosas más raras han sucedido, pero no creo que pierda esta noche, aunque el voto en su contra puede llegar a ser de tres cifras, y posiblemente de tres cifras", había conjeturado Bale antes de la votación.

Sin embargo, incluso con Johnson ganando a la mayoría de los diputados conservadores el lunes por la noche, con 211 votos a su favor y 148 en contra. Los precedentes sugieren que los votos de censura son sintomáticos de problemas que conducen a la salida de un primer ministro conservador en poco tiempo. Atrapada en el fango del Brexit, Theresa May obtuvo la mayoría necesaria de diputados conservadores en 2018, pero fue destituida en un año.

"En el pasado, esto ha servido para los líderes conservadores", dijo Tonge. "Si alguien puede escapar de ello, es él. Pero sospecho que esto es el principio del fin; está bajo una presión como ninguna otra".

A primera vista, la escasez de sucesores naturales de Johnson parece una posible vía de escape. El Ministro de Hacienda, Rishi Sunak, fue aclamado por el manejo de la crisis del Covid-19, especialmente por la creación del plan de permisos para preservar los puestos de trabajo durante los cierres.

Pero la popularidad de Sunak sufrió un golpe en abril, cuando fue multado por las infracciones del cierre del 'Partygate', al igual que Johnson, y cuando se reveló que su multimillonaria esposa, Akshata Murthy, tiene el estatus de no domiciliada, lo que significa que no pagó impuestos por los ingresos obtenidos en el extranjero mientras residía en el Reino Unido.

Otros posibles candidatos, como el secretario de Gobierno local, Michael Gove, y el exsecretario de Sanidad, Jeremy Hunt, son considerados administradores competentes, pero carecen de popularidad personal.

"Sin duda, lo mejor que le pasó a Johnson fue que Sunak recibiera esa multa y que se descubriera su condición; entonces en ese momento había un heredero aparente y ahora no lo hay", dijo Sir John Curtice, profesor de política en la Universidad de Strathclyde.

"Ninguno de los contendientes ha calado entre el público. Pero los problemas a los que se enfrentan los conservadores es que los seis meses que han pasado intentando defender a Johnson han fracasado".

"La falta de un sucesor obvio y seguro no es lo ideal", añadió Bale. "Pero la idea de que eso es una condición necesaria para un concurso de liderazgo es una tontería; si las cosas se ven lo suficientemente mal, los partidos siempre buscarán a alguien, a cualquiera, que no sea un líder que parezca que está llevando al partido a la derrota".

*Adaptado de su versión original en inglés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente