Reino Unido | La Justicia europea frena la primera deportación de migrantes a Ruanda

·1 min de lectura

El Reino Unido se vio obligado este martes a cancelar el primer vuelo para deportar solicitantes de asilo a Ruanda. La decisión se produjo tras la intervención Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ordenó la paralización de la expulsión y declaró que las acciones "conllevan un riesgo real de daño irreversible".

Las protestas han perseguido desde el principio el plan del Gobierno británico. Según sus detractores, es ilegal e inhumano enviar a los solicitantes de asilo a un país africano en el que no quieren vivir, situado a miles de kilómetros de distancia. Activistas y la ONU consideran que es un ataque a los derechos de los refugiados que la mayoría de los países han reconocido desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

El Gobierno británico se dice "sorprendido", pero persistirá en sus planes

La ministra británica del Interior, Priti Patel, que firmó el acuerdo con Ruanda el mes pasado, se ha dicho "sorprendida" por la intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero aseguró que su Gobierno "no se dejará disuadir" de hacer lo correcto y llevará a cabo sus planes "para controlar las fronteras del país".

El primer ministro Boris Johnson defiende enfáticamente su proyecto, argumentando que es una forma legítima de proteger vidas y luchar contra las bandas criminales que hacen pasar a los migrantes por el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones.

Se espera que los tribunales ingleses decidan en julio si la deportación de los solicitantes de asilo a Ruanda se ajusta a la ley y puede continuar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente