Reino Unido, dividido entre los que quieren irse de la UE y los que no

Con la famosa carta en su maletín, el embajador británico Tim Barrow ha pedido hoy formalmente en Bruselas la salida del Reino Unido de Europa. La primera ministra británica Theresa May la firmó anoche en una serie de fotos solemnes para la Historia. Ahí, bajo el retrato del primer jefe de gobierno del Reino Unido, Theresa May invocó ayer el renombrado artículo 50 que activa la máquina de la desconexión y hoy lo ha defendido en el Parlamento como "un momento histórico que no tiene punto de retorno". La cuenta atrás ya está en marcha y mientras algunos como el ex líder del UKIP, Nigel Farage, se felicitan por este esperado día, otros protestan contra la primera ministra. El divorcio con Europa podría costar al Reino Unido 60.000 millones de euros y está sembrado de incertidumbres. En el aire los derechos de los de más de tres millones de europeos que viven en el Reino Unido y del millón de británicos que viven en Europa. Otra gran incógnita, las relaciones comerciales tras el mercado único. Se prevén dos años de negociaciones. Durante este tiempo, May se enfrenta a la presión de Escocia. Ayer aprobó un nuevo referendum para salir del Reino Unido. El país sigue dividido entre los que quieren o no irse de Europa.

-Redacción-

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines