Reino Unido despide con un funeral solemne a Isabel II

·2 min de lectura

Con una ceremonia solemne, Reino Unido despide en Londres a la reina Isabel II.

Cubierto con el estandarte real, con la corona imperial, el cetro y el orbe símbolo de poder, el ataúd de Isabel II llegó a la abadía de Westminster.

El acto contó con la asistencia de sus 4 hijos y de sus 8 nietos, pero también con 500 jefes de estado y de Gobierno y los exprimeros ministros británicos que tuvo la soberana.

Más de 3 000 militares de diversos cuerpos y regimientos desfilaron en el cortejo fúnebre tras el solemne funeral de Estado celebrado en la Abadía de Westminster ante cientos de dignatarios mundiales.

Llegada a la Abadía de Westminster

El arzobispo de Canterburry, Justin Welby, recordó en su homilía la entera dedicación a la corona de la soberana durante su reinado.

Una promesa que hizo al llegar al trono con tan solo 25 años y que mantuvo a lo largo de su vida. Una promesa que ahora recae en sus herederos, el rey Carlos III, pero también en los príncipes de Gales Guillermo y Catalina que asistieron con sus hijos Jorge y Carlota al funeral.

Envueltos por el melancólico canto del coro, 2 000 invitados, apretados en sus asientos, esperaron a que llegara el ataúd.

Liz Truss, la actual primera ministra, que la reina nombró tan solo dos días ante de morir, leyó un pasaje del evangelio.

Fin de la ceremonia

Las casas reales estuvieron en las primeras filas, de entre las cuales destacó la española. Los reyes Felipe VI y Leticia se sentaron en segunda fila junto con los eméritos, Don Juan Carlos y Doña Sofía, en la que es la primera vez que se les ve juntos desde hace dos años.

La reina será enterrada en al castillo de Windsor al lado de su querido esposo el príncipe Felipe de Edimburgo.

2 minutos de silencio fueron respetados al final de la ceremonia para una soberana que falleció a los 96 años tras 70 años de reinado.