Reino Unido busca modificar las reglas comerciales posteriores al Brexit con Irlanda del Norte

·5 min de lectura

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció que presentará ante el Parlamento un plan para hacer cambios unilaterales en el protocolo de Irlanda del Norte. Se trata del documento que consigna las reglas comerciales para esa provincia de Reino Unido, tras la salida del país de la Unión Europea. Bruselas asegura que Londres violaría así el derecho internacional y promete responder con todas las medidas a su disposición.

La tensión por el Brexit no acaba tras más de dos años después de que se oficializara. El Reino Unido se dispone ahora a presentar ante el Parlamento una legislación que cambiaría unilateralmente el protocolo de Irlanda del Norte.

El proyecto de ley, impulsado por el primer ministro Boris Johnson, busca eliminar los controles aduaneros de algunos bienes que ingresan a Irlanda del Norte desde el resto del Reino Unido.

Esa medida anularía partes del tratado comercial que Londres alcanzó con la Unión Europea en 2020, luego de que el territorio británico oficializara su salida del bloque de 27 países.

La Administración de Johnson sostiene que los cambios serán "legales y correctos", pero su postura choca con las disposiciones de la Unión Europea y de gran parte de los parlamentarios de la Asamblea de Irlanda del Norte, quienes aseguran que esa movida violaría el derecho internacional.

Bruselas promete tomar represalias si los cambios son ratificados por el Legislativo británico, lo que plantea la posibilidad de una guerra comercial entre las dos partes.

¿Qué es el protocolo de Irlanda del Norte?

Se refiere al sistema de normas que rige el comercio en Irlanda del Norte, la única provincia del Reino Unido que comparte frontera terrestre con un país miembro de la Unión Europea: Irlanda.

Fue ideado como un medio para evitar una frontera dura en la isla de Irlanda, permitiendo que la provincia británica permaneciera en el mercado único de la UE.

No implantar una fuerte separación fronteriza es ante todo una forma de respetar el llamado Acuerdo de Viernes Santo o Acuerdo de Belfast, firmado en 1998 y que acabó con la sangrienta guerra.

La frontera abierta de Irlanda y los derechos de las personas a ambos lados de buscar la ciudadanía que prefieran y moverse libremente entre los dos lados fueron componentes centrales del Acuerdo de paz del Viernes Santo de 1998.

Con este contexto en mente, los negociadores diseñaron un conjunto de reglas que permitiera a Irlanda del Norte permanecer en el mercado único de la UE y que los controles aduaneros no estén en las fronteras sino sobre los bienes que se transportan desde el resto el resto del Reino Unido hasta Irlanda del Norte, pues en caso de salir del territorio británico conllevan otra disposición de impuestos.

El límite comercial se establece en el Mar de Irlanda, entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

En la práctica, esto hace que el comercio norirlandés se someta a varias de las reglas de la UE y no a todas las leyes británicas. Además, todos los británicos pueden ir a Irlanda sin necesidad de visas ni permisos especiales y viceversa.

Sin embargo, las comunidades pro-británicas en Irlanda del Norte dicen que los actuales controles comerciales erosionan su conexión con el resto del Reino Unido.

¿Qué cambios se esperan?

Los cambios previstos incluyen la creación de un "canal verde" para las mercancías que se trasladan desde Reino Unido hacia Irlanda del Norte y que están destinadas a permanecer en el territorio británico.

La nueva propuesta daría el poder a los ministros británicos de reglamentar la ayuda estatal y los procedimientos aduaneros para el comercio de Irlanda del Norte a Reino Unido.

Los ministros del Gobierno británico también han señalado anteriormente que desean dejar de permitir que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sea el único árbitro de cualquier disputa, argumentando que las cortes británicas deberían tener algún papel.

Londres argumenta que quiere proteger el comercio entre los diferentes países del territorio británico y tener mayor soberanía en materia comercial sobre su provincia.

La oposición a las intenciones británicas

Este lunes 13 de junio, el ministro de Relaciones Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, aseveró que el proyecto de ley "marca un punto particularmente bajo en el enfoque del Reino Unido hacia el Brexit".

Por su parte, el primer ministro irlandés, Micheal Martin, señaló que es "muy lamentable que un país como el Reino Unido renegara de un tratado internacional".

Pero los fuertes rechazos no solo vienen desde la Unión Europea, sino también desde la propia región británica involucrada.

52 de los 90 miembros de la Asamblea de Irlanda del Norte firmaron una carta dirigida a Boris Johnson en la que condenan el plan para alterar las reglas comerciales acordadas para ese territorio, tras el Brexit.

Los legisladores rechazan los argumentos del primer ministro. Son "una invención", indicaron sobre las afirmaciones de Johnson de que intenta proteger la provincia.

“Va en contra de los deseos expresados ​​no solo de la mayoría de las empresas sino de la mayoría de las personas en Irlanda del Norte (…) El protocolo también ofrece claras ventajas económicas a nuestra región y la oportunidad de un acceso único a dos mercados importantes. El hecho de que haya eliminado esta ventaja de las empresas en Reino Unido, no justifica hacer lo mismo con las empresas en Irlanda del Norte”, subrayaron los parlamentarios en la misiva.

Johnson insiste en que el proyecto de ley es un “cambio burocrático” diseñado para unificar a las comunidades de Irlanda del Norte y proteger el Acuerdo de paz del Viernes Santo. También desestima que se viole el derecho internacional.

“No estoy de acuerdo con eso. ¿Por qué? Porque creo que nuestro compromiso legal más alto y previo como país es con el acuerdo de Viernes Santo de Belfast y con el equilibrio de estabilidad de ese acuerdo”, respondió Johnson a la radio local sobre las críticas.

Se abre un nuevo pulso entre Bruselas y Londres después del primer retiro de un país de la Unión Europea.

Con AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente