Reino Unido abre un plan de visados para millones de hongkoneses

Yan ZHAO, Jerome TAYLOR
·4 min de lectura
Una persona sostiene un pasaporte británico de ultramar el 29 de enero de 2021 en Hong Kong

Un nuevo plan de visados que ofrece a millones de hongkoneses un camino hacia la ciudadanía británica entrará en vigor este domingo, cuando la antigua potencia colonial abra sus puertas a aquellos que quieran escapar de la represión de China contra los disidentes.

A partir del domingo por la tarde, cualquier persona con un pasaporte británico de ultramar (BNO, por sus siglas en inglés) y sus allegados podrán solicitar en línea un visado que les permita vivir y trabajar en el Reino Unido. Al cabo de cinco años pueden pedir la ciudadanía.

El plan de inmigración es una respuesta a la decisión de Pekín de imponer el año pasado una Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong para sofocar protestas democráticas multitudinarias y con frecuencia violentas.

El Reino Unido acusa a China de romper una promesa de antes del traspaso de la soberanía de Hong Kong en 1997. Pekín se había comprometido a que el centro financiero mantendría las principales libertades y la autonomía durante 50 años.

Londres estima que tiene el deber moral de proteger a sus antiguos súbditos coloniales.

"Hemos honrado nuestros profundos lazos históricos y de amistad con el pueblo de Hong Kong, y hemos defendido la libertad y la autonomía", dijo esta semana el primer ministro británico, Boris Johnson, sobre el plan.

China ha reaccionado anunciando el viernes que dejará de reconocer los pasaportes de ultramar como un documento de viaje o de identificación legítimo.

La medida es sobre todo simbólica porque los hongkoneses suelen usar sus propios pasaportes o documentos de identidad para salir de la ciudad.

Pero Pekín dijo que está dispuesta a tomar "medidas adicionales", lo que generó temores de que pueda intentar impedir que los hongkoneses vayan al Reino Unido.

Este domingo, la agencia de noticias estatal china Xinhua acusó a Londres de tener una "mentalidad colonial" y advirtió que el plan de visados perjudicaría "los lazos bilaterales y dañará aún más los intereses del Reino Unido a largo plazo".

- Las solicitudes se disparan -

No está claro cuántos hongkoneses se acogerán a la oferta, porque el coronavirus restringe los vuelos y afecta a gran parte del mundo, incluido el Reino Unido.

Pero la oferta de visado está disponible para alrededor el 70% de los 7,5 millones de habitantes de Hong Kong.

Las solicitudes de pasaportes de ultramar se han disparado más del 300% desde que se impuso la Ley de Seguridad Nacional en julio pasado.

El Reino Unido predice que 154.000 hongkoneses podrían llegar el próximo año y hasta 322.000 durante cinco años, lo que aportaría un "beneficio neto" estimado en hasta 2.900 millones de libras (4.000 millones de dólares).

El pasaporte de ultramar es un legado del traspaso de Hong Kong a China. Muchos hongkoneses querían que el Reino Unido les concediera la ciudadanía, pero Pekín se opuso.

El BNO fue un compromiso que permitía a los habitantes de Hong Kong nacidos antes de 1997 el derecho a permanecer en el Reino Unido durante seis meses seguidos, pero sin poder trabajar ni fijar la residencia.

Ahora se ha convertido en una de las pocas salidas para los hongkoneses que aspiran a una nueva vida en el extranjero.

- 'Un bote salvavidas' -

Stella, una exempleada de marketing, prevé mudarse al Reino Unido con su marido y su hijo de tres años.

"La Ley de Seguridad Nacional de 2020 nos asestó el último golpe porque las disposiciones básicamente criminalizan la libertad de expresión", contó a la AFP, pidiendo que no se divulgue su apellido.

Según lo estipulado en el plan de visados, aquellos que quieran mudarse deben demostrar que tienen fondos para mantenerse a sí mismos y a sus allegados durante al menos seis meses.

Algunos hongkoneses que ya se encuentran en el Reino Unido y que ayudan a otros aseguran que muchos son de clase media, con estudios, hijos pequeños y suficiente liquidez para financiar la mudanza.

"La mayoría de las personas con las que hablamos son familias con niños en edad de acudir a la escuela primaria o a la guardería", declara a la AFP Nic, activista del grupo Lion Rock Hill UK, que ha pedido mantener el anonimato.

Algunos habitantes de Hong Kong se fueron de la ciudad antes de que se pusiera en marcha el nuevo plan.

A principios de esta semana, el Reino Unido informó que unas 7.000 personas se mudaron durante los últimos seis meses acogiéndose a otro sistema: Dejar Fuera las Normas (LOTR, por sus siglas en inglés). También podrán solicitar los visados que despejan el camino para la ciudadanía.

"El BNO es definitivamente un bote salvavidas para los hongkoneses", afirmó a la AFP Mike, un científico médico que se mudó con su familia a la ciudad de Manchester.

Muchos hongkoneses temen -dice- que China impida que los residentes abandonen el territorio. "Así que es mejor irse cuanto antes".

yz-jta/leg/axn/erl/rsr