La reina Isabel II cancela su participación en eventos por al menos dos semanas

·3 min de lectura

La monarca canceló su participación en eventos para la próxima quincena, siguiendo el consejo de reposo que le dio su equipo médico, según informó en un comunicado el Palacio de Buckingham. Esto sucede días después de que estuvo una noche en un hospital por "exámenes preliminares".

Este viernes 29 de octubre, a través de un comunicado, el Palacio de Buckingham anunció que la reina Isabel II estará de baja para los actos oficiales que debían llevarse a cabo en los días venideros o "al menos las dos próximas semanas", indicó la nota oficial.

De esta manera, la monarca más longeva del mundo estará ausente en eventos como, por ejemplo, la COP26, que se celebrará en Glasgow, Escocia, en las primeras jornadas de noviembre.

Esto sucede días después que Isabel II fuese ingresada una noche en un hospital para "exámenes preliminares", aunque no se especificaron los asuntos al respecto de la hospitalización, pero sí aseguraron desde el entorno de la reina que no tenían vinculación con el Covid-19.

Durante este tiempo de descanso hará exclusivamente "tareas ligeras de oficina", como audiencias virtuales y participaciones remotas, pero no podrá estar físicamente en actos oficiales.

En el anuncio, el Palacio manifestó que "esto significa que no podrá asistir al Festival del Recuerdo el sábado 13 de noviembre", un reconocimiento anual para las Fuerzas Armadas en el Royal Albert Hall organizado por una institución benéfica militar británica.

A su vez, la soberana manifestó que mantiene "la firme intención" de estar presente al día siguiente en el servicio al Recuerdo, la conmemoración nacional más importante para los veteranos, cuando se homenajea a los caídos de guerra y se depositan coronas en el Cenotafio en la Avenida Whitehall.

El Palacio de Buckingham descarta malestares severos

La preocupación por la salud de Isabel II suma así un nuevo episodio luego de que el pasado 12 de octubre se mostrara por primera vez con un bastón en un acto y acudiera la última semana al hospital privado King Edward VII, en el centro de Londres.

Aun así, los voceros de Buckingham manifiestan que está con buen ánimo y el consejo médico tiene que ver con "una precaución sensata" y no con algún malestar severo que acarreara la monarca.

No obstante, no podrá presidir la ceremonia que estaba prevista el lunes como recepción de los líderes del mundo y sus delegaciones, que concurrirán a la reunión climática y solamente podrá emitir un discurso grabado en video.

Además, canceló una visita a Irlanda del Norte y solo llevará a cabo "tareas ligeras" en el castillo de Windsor.

Su salud durante su reinado ha sido robusta. Incluso, la noche previa a acudir al hospital, fue anfitriona en Windsor de empresarios multimillonarios como Bill Gates, que estaban en Reino Unido para una conferencia de inversión ecológica antes de la COP26.

Pero a pesar de que desde Londres transmitan tranquilidad sobre el estado de la reina, es inevitable que haya preocupaciones en torno a la mandataria, que cumplirá 70 años en el trono el próximo año y que cumplió 95 años el pasado 21 de abril.

La prensa local habla de este descanso como una de las ausencias más significativas de su era.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente