Regreso al pasado por el Día de la Constitución

Pablo Machuca
Pedro Sánchez conversa el 6 de diciembre de 2018 con los presidentes del Congreso, del Senado, del Supremo y del Constitucional.

Hace 365 días, Pedro Sánchez conversaba amigablemente con Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados, Pío García Escudero, presidente del Senado, Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo, y Juan José González Rivas, presidente del Constitucional. 

Lucía el sol, como este viernes, y hacía frío, también como hoy. Y en el ámbito político, el PSOE buscaba en ERC un socio para avanzar. Pero, a diferencia de lo que pasa un año después, lo que se buscaba entonces era el visto bueno a las cuentas que habían pactado los socialistas y Unidas Podemos. 

Pedro Sánchez conversa el 6 de diciembre de 2018 con los presidentes del Congreso, del Senado, del Supremo y del Constitucional.

365 días después, lo que el PSOE busca son los votos republicanos para conseguir, de una vez por todas, una investidura que se le resiste desde abril. 

También esta vez se trata de dar el visto bueno a un pacto entre PSOE y Unidas Podemos, aunque ahora a un Gobierno de coalición. 

Gabriel Rufián y Adriana Lastra lideran los equipos negociadores de ERC y PSOE.

Porque entre la imagen que se va a producir este viernes y la que tuvo lugar en 2018 han pasado unos Presupuestos fallidos y dos convocatorias de elecciones. 

También ha pasado que la ultraderecha ha entrado al Parlamento y lo ha hecho aumentando su presencia de los 24 escaños que logró en abril a los 52 con los que cuenta desde noviembre. 

Y que Ciudadanos, que parecía destinado a superar al PP, ha pasado de lograr su mejor resultado en abril al descalabro en noviembre, lo que precipitó la caída de Albert Rivera. 

El PP, que hace un año tenía 137 escaños, ahora cuenta con 89. Un desastre si no fuera porque de los comicios de abril salió con apenas 66. 

El por qué de todos estos cambios enlaza la imagen de hoy con la de hace un año. Entonces, socialistas y republicanos buscaban un pacto de Presupuestos que nunca llegó. 

Dos semanas después de la celebración del Día de la Constitución, Pedro Sánchez se vio en el Palacio de Pedralbes con Quim Torra. De ahí salió un acuerdo de mínimos que el Gobierno se esforzaba en desvincular de su necesidad de aprobar los Presupuestos. 

...Sigue leyendo en El HuffPost