Frágil tregua entre Hamás e Israel tras alto el fuego y pese a choques en Jerusalén

·4 min de lectura

Sin aviones de combate ni alertas de cohetes, la calma regresó este viernes a la Franja de Gaza y a Israel tras la entrada en vigor de un alto el fuego, todavía frágil, entre múltiples promesas de ayuda a la reconstrucción del enclave palestino devastado por 11 días de conflicto.

La escalada de violencia que opuso al ejército israelí y al movimiento islamista Hamás se saldó con la muerte de 243 palestinos, incluyendo 66 menores, según las autoridades gazatíes; y de 12 personas en Israel, incluyendo un niño, una adolescente y un soldado, según la policía.

El alto el fuego es frágil.

"Nuestros enemigos no tienen certificado de inmunidad", afirmó el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, mientras que un portavoz de las facciones armadas palestinas declaró en rueda de prensa en Gaza: "Nuestro mensaje al enemigo es claro: si vuelves, también volveremos"

- Éxito de unos y de otros -

"Cumplimos los objetivos, es un éxito excepcional", afirmó el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, comentando la ofensiva militar israelí contra el territorio de Gaza, gobernado por Hamás desde 2007 y en el que viven unos dos millones de palestinos.

"Más de 200 terroristas, entre ellos 25 con rango", murieron durante la ofensiva, afirmó Netanyahu.

El jefe del buró político de Hamás Ismail Haniyé saludó por su lado una "victoria estratégica" para su movimiento.

Haniyé dio las gracias a Egipto, que actúa como mediador, a Catar "por su papel político y diplomático", a la ONU y a Irán, "que suministró financiamiento y armas al movimiento".

Irán saludó la "victoria histórica" de los palestinos y reiteró su apoyo tras la entrada en vigor del cese del fuego.

La tregua, que entró en vigor el viernes a las 02H00 (jueves a las 23H00 GMT), se logró principalmente por la mediación de Estados Unidos y de Egipto.

Desde las "02H00, no se detectó ningún disparo y los aviones [del ejército] volvieron a sus bases", indicó el ejército israelí.

Tras el anuncio de la tregua, miles de palestinos lo festejaron en Gaza, así como en varias ciudades de Cisjordania y Jerusalén Este, ocupados.

Aprovechando el cese de los bombardeos, los habitantes de Gaza, enclave sometido a un bloqueo israelí desde hace 15 años, salieron a inspeccionar los daños y sus viviendas, muchas de las cuales quedaron devastadas por los ataques de Israel.

"Ha sido una verdadera guerra, aterradora, durante 11 días. Ni nosotros ni los niños pudimos dormir a causa de los bombardeos", declaró Mohamad Abu Odeh, un palestino de la Franja de Gaza.

Al menos cinco cadáveres y una decena de supervivientes se hallaron en uno de los túneles del enclave, blanco de los bombardeos de Israel, según los rescatistas, que continúan con sus labores.

- Solución política -

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó el alto el fuego de "oportunidad genuina para avanzar" hacia la paz, se comprometió a ayudar a organizar los esfuerzos para "reconstruir Gaza" y dijo que la creación de un Estado palestino junto a Israel es la "única solución" posible al conflicto.

Su secretario de Estado, Antony Blinken viajará a Oriente Medio "en los próximos días".

Las negociaciones de paz, suspendidas desde 2014, tropiezan en numerosos puntos, como el estatuto de Jerusalén Este y la colonización israelí de los Territorios Palestinos. Además, la posible solución de dos Estados, uno palestino y uno israelí, ha perdido fuerza en los últimos tiempos.

Dos delegaciones egipcias llegaron a Israel y a los Territorios palestinos "para vigilar" el respeto del cese del fuego, indicaron medios oficiales egipcios.

Varios convoyes de ayuda humanitaria entraron este viernes en Gaza y el ministro de Relaciones Exteriores egipcio afirmó haber recibido una llamada de su homólogo israelí para debatir las medidas necesarias para facilitar las operaciones de reconstrucción en Gaza.

Hamás comenzó el 10 de mayo a disparar cohetes contra Israel en "solidaridad" con los cientos de palestinos heridos en enfrentamientos con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén.

Los choques derivaron de las protestas contra la posible expulsión de varias familias palestinas, en beneficio de colonos israelíes, en un barrio de la Ciudad Santa.

Después de los ataques con cohetes, Israel lanzó una operación para "reducir" las capacidades militares de Hamás.

Según las fuerzas armadas israelíes, Hamás y la Yihad Islámica lanzaron más de 4.300 cohetes hacia Israel, y más del 90% de estos fueron interceptados por el escudo antimisiles israelí.

Prueba de que la situación es frágil, nuevos choques entre fieles palestinos y agentes israelíes estallaron el viernes en la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar más sagrado del islam, en Jerusalén Este, el sector palestino de la Ciudad Santa ocupado por Israel.

Un fotógrafo de la AFP fue golpeado por la policía.

Otros incidentes estallaron en barrios de Jerusalén Este y en el paso fronterizo de Qalandiya entre Jerusalén y la Cisjordania ocupada, explicó la policía.

gl-sa-dar/tp/jvb-eg/jz/erl/yow

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente