Regresa el CDR que huyó de la Guardia Civil a Bélgica tras archivarse su caso

Agencia EFE
·3 min de lectura

Barcelona, 11 ene (EFE).- Adrià Carrasco, el joven de Esplugues de Llobregat (Barcelona) que en abril de 2018 huyó a Bélgica tras una operación de la Guardia Civil contra CDR acusados de terrorismo, ha regresado a su casa una vez el juzgado ha archivado la causa abierta contra él por participar en cortes de carreteras.

El juez de Granollers (Barcelona) que investigaba a Carrasco por forzar supuestamente la apertura de peajes en la autopista ha acordado archivar el caso, apenas meses después de la absolución de Tamara Carrasco, la otra CDR que sí fue detenida por la Guardia Civil y estuvo confinada por orden judicial en Viladecans (Barcelona) durante casi un año.

La operación del instituto armado, desplegada en abril de 2018, fue ordenada por la Audiencia Nacional en una causa por terrorismo, sedición y rebelión, aunque finalmente el tribunal la remitió a la justicia ordinaria, al descartar que los investigados cometieran esos delitos.

Adrià Carrasco nunca fue localizado por la Guardia Civil ni se presentó ante el juzgado y se desconocía su paradero hasta que, en octubre de 2018, compareció en un acto en Bruselas acompañado por Christophe Marchand, uno de los abogados del expresident Carles Puigdemont en Bélgica.

En rueda de prensa ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) arropado por miembros de la plataforma "Adri et Volem a Casa" y de la propia Tamara Carrasco, el joven ha comparecido ante la prensa para anunciar que el juez de Granollers que lo investigaba ha acordado el archivo provisional del caso, ante la falta de pruebas que acrediten que cometiera algún delito.

"La acusación inicial de terrorismo ha acabado en nada", ha denunciado Carrasco, que cree que ello confirma que la operación de la Guardia Civil de la que logró huir es "un montaje policial más" cuyo único fin es "amedrentar a la clase trabajadora" y al independentismo.

En su auto, la titular del juzgado de instrucción número 3 de Granollers sostiene que de las diligencias practicadas no se desprenden indicios del delito de desórdenes públicos por el que estaba siendo investigado el activista y acuerda archivar el caso de forma provisional, sin perjuicio de que se reabra si aparecen nuevas pruebas.

El pasado 22 de diciembre, el mismo juzgado acordó dejar sin efecto la orden de búsqueda y detención que se dictó contra Carrasco en abril de 2018.

En la rueda de prensa, Adrià Carrasco ha exigido una "amnistía total" que, en su opinión, debe ir más allá de la liberación de los políticos presos y permitir "el regreso de los exiliados, el derecho a la autodeterminación de los pueblos y el archivo de todos los procesos judiciales abiertos por causas políticas y sociales".

Tras proclamar que "el único terrorista es el Estado capitalista", Carrasco ha considerado "imprescindible" la disolución de la Audiencia Nacional y de "todos los cuerpos represivos del Estado", al tiempo que ha exigido el cierre de los CIE y la derogación de "todas las leyes represivas, como la mordaza, la de partidos o la de extranjería".

La operación de la Guardia Civil, que se centraba en actos de sabotaje organizados por grupos de CDR en las carreteras catalanas en el marco de movilizaciones independentistas, se ha zanjado por el momento sin ninguna condena, aunque la Fiscalía tiene recurrida la absolución de Tamara Carrasco.

La Fiscalía pidió siete meses de prisión para la activista por un delito de incitación a los desórdenes públicos, pero el juzgado de Barcelona la absolvió al entender que no dio "ninguna consigna" para alentar a organizar disturbios en el mensaje de audio que difundió por WhatsApp a un grupo de amigos.

(c) Agencia EFE